Entre emocionado y nervioso, Elon Musk se dirige a los accionistas de Tesla en la junta anual de accionistas apelando al sentimiento de la compañía que fundó: "En Tesla construimos nuestros coches con cariño, nos preocupamos de verdad. Otras compañías están construidas por el departamento financiero o de marketing.. y no hay alma", dice despertando los aplausos de los allí presentes.

Musk se enfrentaba a un examen de confianza en este encuentro con sus accionistas después de que el activista Zhao lograse introducir entre los puntos a discutir que el propio fundador fuese destituido como presidente del Consejo de Administración de la compañía y se eligiese en su lugar a alguien independiente. Pero finalmente, logró el respaldo de los allí presentes.

Entre los anuncios importantes, Musk anunció que Tesla prevé tener beneficio neto y cash flow positivo en el tercer y cuarto trimestre y fue tajante en la manera en la que lo conseguirán: "esperamos hacerlo sin necesitar incrementar deuda o ampliar capital".

El fundador envía así un mensaje al mercado, que hundió sus acciones hasta mínimos de un año, al tocar en abril los 252 dólares, por las dudas en torno a su Model 3, sus rifirrafes con los analistas que siguen al valor y los accidentes en su modelo de coche autónomo. Desde entonces, recupera un 15% en bolsa y, aunque los inversores bajistas han levantado un poco el pie del acelerador, según los últimos datos públicos, siguen manteniendo 11.000 millones de dólares en posiciones cortas de la compañía.

Su primera fábrica fuera de EEUU, en China

Uno de los grandes anuncios de Tesla durante la Junta ha sido el de su primera fábrica fuera de EEUU. La compañía ha elegido China, después de que el Gobierno del país eliminase una de las grandes barreras para que los fabricantes de automóviles extranjeros se estableciesen en el país.

Si hasta ahora debían ir de la mano de una compañía local (era obligatorio hacerlo a través de una filial conjunta al 50%), el anuncio del Gobierno chino en abril permite que desarrollen su actividad en solitario, motivo por el que Tesla comenzará a producir sus modelos también en Shanghai.