No ha comenzado septiembre, pero lo que se ha visto en la recta final de agosto ya vaticina que será un mes con cuestas y duras rampas que tendrán que subir los inversores. La doble crisis que viven Turquía y Argentina atrae como la fuerza de la gravedad a algunas importantes multinacionales ibéricas y, en general, para la Bolsa española. ¿Por qué el Ibex 35, la referencia bursátil española, está mostrando su lado más emergente y vulnerable?

Sorprende a propios y extraños como a lo largo de 2018 se estén dando comportamientos divergentes en algunas de las bolsas occidentales. Como señalan desde la gestora BBVA Asset Management, agosto está magnificando la cara y la cruz de este año en los mercados. Wall Street, por su lado, firma máximos históricos, mientras el resto como el Ibex 35 no solo no están en positivo sino que caen de forma sustancial.

Las crisis de Turquía y Argentina -cuyas divisas han perdido la mitad de su valor en 2018 y han desatado el caos- tienen raíces diferentes y también lo están siendo los remedios aplicados para contenerlas. En el caso turco, el choque diplomático con EEUU por sus relaciones con Irán han derivado en una guerra económica y comercial. Turquía, de la mano de Erdogan, está aplicando que parecen remedios caseros: vender dólares y oro, aplicar liquidez, restringirla, subir los tipos…

Argentina, por su parte, sigue sumida en una crisis que viene de lejos: la ausencia de reformas de calado, su mala gestión pública durante la era Kirchner y el estado de corrupción política permanente que ahuyenta al más valiente de los inversores y empresarios. El Gobierno de Macri ha optado por la medicina más agresiva y entrar en quirófano para solucionarlo: petición de ayuda al FMI y subida de tipos al 60%.

¿Por qué afecta tanto a  España?

 

El resultado provisional de las medidas de urgencia turcas o argentinas está siendo el mismo: caos y crisis. La inestabilidad financiera está golpeando como siempre al sector más vulnerable cuando hay problemas: los bancos. Esta es una de las claves principales de la mala marcha del Ibex 35, uno de los índices bursátiles con mayor presencia de bancos. Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Bankia y Bankinter ponderan un tercio del Ibex 35 en su conjunto y siempre terminan arrastrando al índice a su terreno.

La exposición de la banca española a los países en crisis se ha revelado como una de las mayores en los sistemas financieros occidentales. Según los datos recopilados por Europa Press a partir del BIS, las entidades españolas son las más expuestas entre las extranjeras a Turquía y Argentina con un 36% y el 55%, respectivamente, de todo el riesgo financiero en forma de crédito y carteras de bonos.

De ahí que el crash del peso argentino -hasta un 20% solo este jueves- o de la lira turca -un 3% diario- hayan impactado en el Ibex, que se ha dejado a razón de un 1% en las dos últimas jornadas y acumula un -6% en 2018. España es el segundo país extranjero en inversiones en Argentina.

Algunas de las principales empresas de la bolsa española tienen fuertes intereses allí. Según datos al cierre del primer trimestre compilados por Factset (antes del crash de las divisas emergentes), DIA, la cadena de superamercados, obtenía alrededor de un 15% de sus ingresos allí antes de que estallase la crisis de mayo.

Telefónica, el gigante de las telecomunicaciones, es la principal operadora en el país y obtenía un 6% de sus ingresos; la energética Gas Natural (Naturgy), un 3%; mientras que los dos grandes bancos (Santander y BBVA) tenían entre el 3% y 5% de su negocio en el país latinoamericano. BBVA, además, agrupa por sí solo una altísima exposición de negocio en Turquía. El banco que preside Francisco González ha invertido 7.000 millones de euros en el segundo banco del pais, tiene el 15% de sus activos en el país y cerca de 9.000 millones de euros de bonos turcos en su balance al cierre del primer semestre.

¿Quieres conocer todos los detalles de tu fondo de inversión?: