Si el mercado estaba revuelto con las especulaciones en torno a la salud de la economía turca, Donald Trump se ha levantado con ánimo de tomar decisiones. La que ha anunciado vía twitter no ha sentado nada bien a los inversores, que agudizan el desplome de la lira turca hasta el 14% frente al dólar.

"Acabo de autorizar duplicar los aranceles sobre el acero y el aluminio en lo que respecta a Turquía, dado que su divisa, la lira turca, se está depreciando rápidamente frente a nuestro fuerte dólar. El aluminio será a partir de ahora un 20% y el acero un 50%", amenaza el presidente de EEUU en su tweet.

Aquí puedes ampliar información sobre cómo te afecta como inversor la inestabilidad turca, que no se limita a la bolsa o divisa del país, sino que está afectando a la cotización de compañías europeas y españolas, como BBVA.

"Los desafíos macro de Turquía son numerosos y bien conocidos: una economía recalentada, una considerable necesidad de financiación externa, un déficit estructural por cuenta corriente desproporcionado, una inflación persistente de dos dígitos, bajas reservas netas de divisas y una gran deuda del sector privado", explica Paul Greer, Gestor de fondos en Fidelity International.