Los ETFs están de moda. Y si no, solo hay que ver el 'lleno absoluto' del Foro Claves para invertir en ETFsorganizado por ABC Empresa Inversión&Finanzas, que ha tenido lugar esta mañana y que ha coincidido con la noticia de que a partir de octubre, los ETFs internacionales se traspasarán sin coste fiscal

¿Qué quiere decir esto? Hasta ahora la fiscalidad de los ETFs (productos que son como fondos de inversión pero que cotizan como acciones, ya que se compran y venden en cualquier momento) era igual a la de las acciones, es decir, un inversor tenía que pagar impuestos cada vez que quería cambiarse de ETF.

Pero con la nueva regulación, tal y como ha publicado Expansión, y después de que la Dirección General de Tributos reconociera que estos productos debían tener el mismo tratamiento fiscal que los fondos de inversión, ya hay sociedades de valores que van a comenzar a traspasar ETFs sin coste fiscal a partir de octubre. En concreto, según publica el diario salmón, las pioneras son Diaphanum y BlackRock. Podéis ver la noticia original en el Twitter de nuestro usuario Michel (@MRDV), quien también ha escrito varios artículos hablando sobre la fiscalidad de los ETFs

Por tanto, esto puede dar un empujón al mercado de ETFs, ya que si su principal atractivo reside en que son productos baratos, con este cambio, los costes se han reducido mucho más. De hecho, el boom ya se ha empezado a notar y su crecimiento está siendo exponencial en los últimos años, tal y como afirma Lorena Martínez-Olivares, de J.P. Morgan AM, en el Foro. "Este sector alcanza tasas del 19% en Europa y podría situarse en 1,5 billones en los próximos años. Es una industria imparable, con una evolución enorme".

Esta tendencia alcista ya nos la contaba Maite López (@maitelpz) en este artículo, en el que mostraba como en 2004, el número de ETF en el mundo era de 338. En dos años esa cifra se había más que duplicado y, a cierre de enero de 2018, el número de fondos cotizados a nivel global superaba ya los 5.300, según datos de la consultora británica ETFGI. En el siguiente gráfico podéis ver mejor la evolución. 

"Sin duda, es una apuesta. Vemos un sector innovador y con mucho potencial. Hemos apostado tanto que hemos utilizado nuestros recursos globales para desarrollar este tipo de productos. Los inversores van a seguir utilizando ETFs en su cartera como complemento a los fondos de inversión", puntualiza Martínez-Olivares. 

No obstante, otros profesionales del sector no ven tan ventajosa esta nueva modalidad de ficalidad para los ETFs. "Esto mata al producto. Porque lo que mola de un ETF es que es cotizado y que se pueda comprar y vender a tiempo real. Con esta nueva situación, ya no sería un ETF, sería un fondo de inversión", señala Beatriz Alonso, directora de Renta Variable de BME.

España, la gran olvidada...

¿Los ETF son fondos fiscalmente traspasables sin impacto fiscal a día de hoy en España? Esta era la duda que nos lanzaba el usuario @heisei en nuestra sección de Preguntas. Sin duda, la fiscalidad de estos productos en España sigue siendo algo delicada, ya que el nuevo cambio no incluye a los fondos cotizados en la bolsa española. 

¿Y esto por qué? Simplemente, porque la consulta que se le hizo a la Dirección General de Tributos provenía de una gestora inglesa, por tanto, la respuesta por parte del organismo también se limitó a los ETFs extranjeros. Por tanto, la fiscalidad de los ETFs que cotizan en España sigue siendo igual a la de las acciones. BME ha presentado una consulta al regulador pero todavía no se ha obtenido respuesta.

"En España no acabamos de encontrar el equilibrio entre el traspaso y la cotización. El tratamiento fiscal de los ETFs debe ser igual a los fondos pero además el inversor final debería poder entrar y salir de ellos como sucede con las acciones y poder hacerlo desde España", añade Alonso.