Cuando uno no acierta la mayoría de veces, como es mi caso, cuando lo hace se ve tentado a pavonearse. Oye, y me voy a dar el placer por un día, que igual no vuelvo a acertar más...

¿Éste era el pánico que muchos decían que íbamos a ver hoy en los mercados? No, más bien lo normal tras unos días de fuertes subidas en los mercados. Leves caídas, como me atrevía a pronosticar ayer (de modo bastante imprudente, por cierto, con lo fácil que es acertar a toro pasado)
 

En fin, no es que fuera yo muy listo. Es que el pasado viernes, con las encuestas diciendo que Syriza rozaba la mayoría absoluta en Grecia, la bolsa helena subió más de un 6%. Vamos, que el mercado lo tenía absolutamente descontado ya y que, de momento, Syriza no le pone nada nervioso.