La guerra comercial, el parche de Argentina, el susto de Turquía, el revés italiano, la subida de tipos... Todas ellas han constituido pequeñas minas y excusas para la recogida de beneficios en bolsa.

Pero este viernes el mercado se puso en modo sálvese quién pueda por unos momentos. Un minicrash en el que el S&P 500 llegó a perder un 3% casi de golpe para recuperar el tono poco después. Un susto que llega tras la decepción que colmó el vaso:  los resultados de las todopoderosas grandes tecnológicas, las que han liderado el último empujón alcista y la entrada de flujos de dinero en bolsa. Las famosas FAANG, en especial, Amazon y Google. 

"El motor de los beneficios en EE.UU. no puede fallar. Porque entonces, Houston, tenemos un problema", explican desde BBVA AM. Amazon habría presentado unos resultados récord de no ser porque las ventas decepcionaron y, sobre todo, porque sus previsiones para el cuarto trimestre en ventas (el más importante por la campaña navideña) se quedaron por debajo de lo que estimaban los analistas y, por lo tanto, tenía el mercado puesto en precio. Por su parte, los resultados de Google tampoco han convencido. Como consecuencia, Amazon se llegaba a derrumbar un 9% en bolsa y Google (Alphabet) un 4%. 

Este gráfico muestra el dinero que había entrado en acciones tecnológicas en los últimos años, una tendencia que no hacía más que subir hasta hace poco. (La línea azul del gráfico muestra los flujos de entrada de dinero acumulados en tecnología, en miles de millones de dólares. La línea amarilla muestra el mismo dato para el sector financiero).

 

Prueba de los nervios que se vivieron en este minicrash es la volatilidad. Esta es la evolución del Vix, el conocido como índice del miedo. Solo durante este año hemos tenido dos picos de volatilidad similares a los del Brexit.

Y hay quien ha salido a la palestra a decir que las valoraciones todavía siguen siendo bastante elevadas incluso después de esta corrección. Parece que el gigante del private equity KKR quiere comprar más barato, o al menos, eso afirmaba hoy en una entrevista con la CNBC.

Mientras tanto, en la bolsa española, donde hoy se salvan algunas acciones al alza, como Sabadell, los chicharros se derrumban con la entrada en vigor de las cotizaciones de 4 decimales, como cuenta aquí @rjlapetra.

Por si sirve de consuelo, octubre, como demuestra este gráfico de DWS, suele ser tradicionalmente el mes más volátil del año y aquí van algunas razones que expone Álex Fusté para mantener la calma en un momento en el que "los mercados descuentan una tormenta perfecta", según explica.

Siempre nos quedará la carta de @kaloxa para los momentos de pánico o, para los que son de la opinión contraria, este post de Jose Trecet de cómo compensar pérdidas y ganancias en la renta.