Arranca el Foro Medcap, el ya tradicional punto de encuentro entre empresas cotizadas e inversores profesionales que, durante tres días (29, 30 y 31 de mayo), se verán las caras en la Bolsa de Madrid. La edición de 2018 eleva consolida su dimensión y eleva sus cifras: a un lado, participan más de 100 compañías que valen 125.000 millones de euros en bolsa (40 de ellas superan los 1.000 millones); al otro, estarán presentes cerca de 200 gestores de fondos nacionales e internacionales, en su mayoría, especializados en pequeñas y medianas cotizadas, las small&mid caps.

Para conocer mejor el foro hemos hablado con Francisco Formariz, director Comercial y de Desarrollo de Mercado de renta variable en ‎BME, la sociedad rectora de las bolsas españolas y organizadora del evento junto a Deloitte, GVC Gaesco, y que cuenta con el respaldo de Morningstar, Axesor, Gesvalt, Mabia, IEAF o Finect. El evento llega a su décimo cuarta edición con los suficientes mimbres para hacer un buen cesto un año más.

Pregunta: ¿Por qué se celebra el foro Medcap?

Respuesta: Es un foro que está enfocado para las pequeñas y medianas empresas que consideramos estratégicas tanto para la bolsa como para la economía española. El 65% de las empresas españolas son ‘mid-small’ caps. Son las que conforman la industria y crean el empleo. Creemos que apoyar a estas empresas en términos de visibilidad y acceso a la financiación es fundamental. Ese es el gran objetivo del foro.

P: Ya por la décimo cuarta edición, ¿cómo será la este año?

R: Hemos estructurado el foro en dos grandes partes. Una primera en la que invitamos a inversores europeos y españoles institucionales para que, en reuniones privadas, conozcan de primera mano a través del ‘management’ de estas empresas cuál es la situación de la empresa, del sector y cuáles son las oportunidades. De este modo pueden tomar decisiones de inversión con la mejor información. Paralelamente a estas reuniones se celebra el programa de conferencias que pretende dar acceso a esta información a otro tipo de público, más retail, medios, que quiere escuchar a estos directivos a través de paneles.

Visibilidad para cotizadas que la necesitan

P: Para invertir, hacen falta inversores... ¿Quiénes vienen?

R: Vienen inversores importantes especializados en mid-smallcaps. Entre otros está Lola Solana (Santander Small Caps) que es la que gestiona el mayor fondo de bolsa española. En el lado de los europeos, vienen más de 60 gestores institucionales de fondos de Reino Unido, Francia o Italia, entre otros. Creo que esa es la clave del evento, que se celebren hasta 1.300 reuniones entre empresas de este tamaño e inversores institucionales es fundamental para su visibilidad y financiación.

P: ¿Y qué buscan las empresas?

R: Este año se ha consolidado en tres días al igual que el año pasado, antes eran dos. El número de inversores y empresas participantes así lo exigían. Es destacable el nivel de representación de las empresas con directores generales y consejeros delegados. Se ha consolidado también la participación de las pequeñas empresas y del MAB, que son las que más valoran este tipo de eventos y el acceso directo a los inversores, cada vez con mayor representación internacional.

P: ¿Y los inversores?

R: Cada vez vienen más inversores internacionales. Toda la nueva Mifid está dificultando el acceso al análisis de los grandes brokers. Ahora solo se puede enviar análisis a aquellos inversores con los que hayas llegado un acuerdo económico previamente. Esto está cambiando el escenario entre analistas e inversores. Esto puede repercutir en que las pequeñas empresas tengan menos visibilidad ante los inversores. Este tipo de iniciativas, en las que acercas la empresa al inversor, puede cubrir este déficit. Cuando tienes menos información de empresas puede repercutir en la toma de decisiones de los inversores y, como no queremos que eso ocurra, estos encuentros los consideramos vitales.

Razones para cotizar en bolsa

P: ¿Por qué es importante cotizar en bolsa?

R: Acabamos de publicar una guía al respecto. El principal motivo es la financiación. La mayoría de las empresas cuando miran a los mercados ven como una alternativa necesaria de financiación, sobre todo, más aún después de haber vivido una crisis tan fuerte de crédito. En Europa y en España, el 80% de la financiación es bancaria por eso, cuando se ha producido un ‘credit crunch’ en la banca y no ha podido dar crédito, ha impactado mucho más a las empresas que lo que ha ocurrido en EEUU, donde solo el 20% es bancario.

P: ¿Qué otros atractivos se pueden destacar?

R: Otro de los atractivos es poder tener acceso a financiación continua. La bolsa lo que te abre es la posibilidad de que cada poco tiempo puedas apelar al mercado, una vez que has abierto la puerta puedes apelar a los inversores que te conocen siempre que vayan cumpliendo con los resultados, y esas cosas son muy valoradas por las empresas. Y luego, como decía Groucho Marx, hay cosas más importantes que el dinero pero son todas carísimas.

P: Entre ellas poner en valor un proyecto y dar liquidez al accionista... 

P: Sin duda, otras de las grandes virtudes del mercado son las bondades son la liquidez para muchos empresarios es fundamental poder realizar beneficios de su historia empresarial. También aparece, muchas veces, como herramienta de resolución de conflictos accionariales. Por ejemplo, si El Corte Inglés hoy estuviese cotizando tendría unas herramientas más eficaces para resolver el conflicto que al no hacerlo. Muchas veces se piensa que la bolsa y la empresa familiar son incompatibles por eso de la pérdida de control… Pero es absurdo porque resulta que la mayoría de las empresas que han salido a cotizar son familiares y ni han perdido el control ni han dejado de gestionar la empresa. Gestamp, Rovi, Solaria, Talgo… Todas son familiares y siguen siéndolo.

P: ¿En qué casos la bolsa ofrece una clara ventaja a las empresas?

R: Si cotizas en bolsa generas confianza a todos los niveles. Incluso sirve para atraer talento. Las empresas americanas lo tienen claro: todo el mundo, a nivel de trabajador, prefieren trabajar en una empresa cotizada porque resulta una garantía de gestión profesional, que ha pasado unos filtros y que se compromete con el mercado. Son empresas que tienen una capacidad de financiación mayor. El estar en el mercado atrae también a los propios directivos, muchos de ellos se vinculan a la valoración de la acción, que es una referencia de gestión si lo estás haciendo bien a largo plazo.