Cautela. Los gestores de fondos a nivel global empiezan a vislumbrar que antes o después el ciclo actual de mercado tendrá fin, según la encuesta mensual de Bank of America Merrill Lynch. El sondeo, elaborado a partir de las opiniones de 196 profesionales de la inversión, arroja una cifra clave: Más de la mitad considera que el actual ciclo alcista terminará antes de que el S&P 500 sobrepase los 3.200 puntos. En concreto, de media, sitúan el pico del mercado en los 3.100 puntos, según el banco de inversión.

Escalar hasta los 3.000 puntos, nivel máximo por el que apuesta en torno a un tercio de los encuestados, supondría una subida del 13% para el S&P 500. El otro tercio de los gestores de fondos, que considera que podemos llegar a ver niveles de entre 3.001 y 3.200 puntos en el índice americano, creen por tanto que aún queda un 20% de subida antes de que el ciclo toque su máximo. ¿Estarán en lo cierto?

Estas son las respuestas desglosadas, recordamos, de gestores de fondos con carteras reales.

En línea con esto, el 70% de los profesionales encuestados creen que la economía está en la parte final del ciclo, es el porcentaje más alto desde enero de 2008. Y solo en torno a un tercio espera que la economía global se fortalezca (un 10% menos que en enero).

Inflación y crash en los bonos, el gran riesgo

Los mayores riesgos que ven los encuestados son la inflación y un crash en los bonos (45% de las respuestas), seguido de un error en la política monetaria por parte de la Fed americana o el Banco Central Europeo. Ante la pregunta si están comprando algún tipo de protección frente a una caída abrupta en la bolsa, las respuestas afirmativas han subido al mayor ritmo mensual desde que se elabora esta encuesta.

¿Cómo están posicionados?

Un 43% sobrepondera la renta variable, cae desde el 55% del mes de enero y supone la mayor caída mensual desde febrero de 2016.

En cuanto a los bonos, el porcentaje que lo infrapondera está en niveles récord.

Y en cuanto a la liquidez, el número de gestores que dice sobreponderarla en cartera es el más alto desde noviembre de 2016. A nivel global han elevado sus niveles de liquidez hasta el 4,7%.