Los periódicos griegos dicen que el ministro de Finanzas de Grecia, Evangelos Venizelos habría diseñado tres escenarios a los que se podría enfrentar el país. El más probable, según dicen, es una reestructuración ordenada de la deuda, con los acreedores perdiendo un 50% de lo invertido.

Ese escenario sería de mutuo acuerdo con los acreedores y supondría también que Grecia seguiría en la eurozona.

¿Tan mal está la situación que los acreedores aceptarán una quita del 50 por ciento?