La semana pasada era publicado el informe Mundial de la Riqueza 2016 elaborado por Capgemini. Según el cuál la riqueza de los millonarios se ralentiza en Norteamérica, de esta forma la región de Asia-Pacifico le arrebata la primera posición al dispararse tanto el número de millonarios como su nivel de patrimonio. Se prevé que si estos últimos mantienen la tasa de crecimiento registrada entre 2006-2015, la región representará dos quintos de la riqueza mundial de las grandes fortunas en 10 años.

Desde 1996, se ha multiplicado por cuatro el crecimiento mundial de la riqueza de los grandes patrimonios, que rozan ya los 59 billones de dólares.

De la misma manera el número de millonarios en España aumentó en 15.000 personas en 2015. Además como podemos observar en el gráfico el número de grandes patrimonios se ha incrementado más de un 50% desde el año 2008.

España es el país de Europa en el que más ha crecido el número de millonarios un +8,4% con respecto a 2014.

 

 

Asimismo ocupa el puesto 14º entre los países con mayor número de millonarios, alcanzando casi los 193.000 el pasado año.

Un dato curioso de este informe es que tan sólo un 32% de la riqueza mundial de las grandes fortunas es gestionada por gestores de patrimonio. Sin lugar a dudas existe un enorme potencial de crecimiento de esta actividad si el sector se adapta al entorno.

Como comenta Anirban Bose, responsable de banca y mercados de capitales de la firma "Es increíble que sólo un tercio de la riqueza de las grandes fortunas esté gestionada por sociedades de gestión de patrimonio. Esto muestra el gran potencial de crecimiento que tienen aquellas firmas que combinen capacidades digitales y FinTech con el saber hacer y la intervención humana, para ofrecer servicios de última generación a sus clientes".