Emilio Botín, el presidente de la mayor empresa española ha fallecido, según acaba de comunicar Banco Santander a la CNMV.

Noticia totalmente inesperada, nunca había leído que tuviera enfermedades de ningún tipo. De momento no hay noticia de las causas. Actualizo que ha muerto en su domicilio a causa de un infarto, según está publicándose en prensa.

Desde luego, fuera una figura más o menos polémica, la importancia de Emilio Botín en España y la economía de nuestro país tiene proporciones extraordinarias. 

Ha convertido a la entidad en uno de los mayores bancos del mundo, con una capitalización cercana  a los 93.000 millones de euros al cierre de ayer.

Lógicamente, se abre una incertidumbre sobre la dirección de Santander. El consejero delegado Javier Marín, que podría ser el relevo más natural al menos temporalmente, apenas lleva 18 meses en su posición.

Claro, en el caso del Santander, el relevo más natural en una organización, podría no serlo a la vista de su tradición 'familiar'. ¿Será Ana Patricia la nueva presidenta? En teoría, hoy se reúne el consejo de Santander para el nombramiento. 

En fin, descanse en paz.