¿Qué impacto tendrá la reforma fiscal de Trump en Estados Unidos? Varias firmas de análisis han anunciado revisiones al alza en el beneficio por acción previsto para las compañías americanas. Pero más allá del impacto directo en sus cuentas, para algunos expertos, el accionista será uno de los principales beneficiados. ¿Por qué? La respuesta la tienen los dividendos. Pero ¿Cómo invertir en dividendos? ¿Cómo funcionan los fondos de dividendo? 

Las grandes empresas americanas tienen miles de millones de dólares de efectivo fuera de las fronteras de Estados Unidos. Repatriar ese dinero suponía un coste del 35% en impuestos, pero la reforma fiscal rebaja considerablemente esa factura. Una factura que, por evitarla, ha llevado a compañías como Apple a emitir deuda para pagar sus dividendos, antes que traer de vuelta el dinero que tiene en otros países. ¿Estarán acertados los analistas pronosticando una lluvia de dividendos y recompras de acciones? Veamos lo que sucedió en el pasado:

En 2004 se produjo una rebaja fiscal en Estados Unidos a la hora de repatriar activos (la rebaja consistía en pagar solo un 5,25% por hacerlo) y eso llevó a las empresas americanas a retornar más de 300.000 millones de dólares al país, según cálculos de FactSet.

La consecuencia inmediata fue que más de la mitad de las empresas que componen el índice americano S&P 500 elevaron sus dividendos: los dividendos extraordinarios crecieron un 492% en 2004 respecto al año anterior. Pasado el efecto, las cosas volvieron a la normalidad y, en 2005, los dividendos especiales cayeron desde los 179.400 millones de dólares a 49.200 millones ese año. 

“Si las compañías no encuentran un proyecto en el que invertir de una manera más rentable lo normal es que ese dinero se destine tanto a recompras de acciones como a dividendos", apuntan los analistas de Bankinter. Lo esperan, sobre todo, en las grandes tecnológicas, que son quienes atesoran mayor cantidad de efectivo.

Pero no solo se prevé una sorpresa positiva en dividendos americanos, también en las recompras de acciones (durante las "vacaciones fiscales" de 2004 también se produjo un incremento en el dinero que destinan las compañías a este efecto). El banco de inversión Goldman Sachs, espera que éste tipo de práctica en Estados Unidos se incremente en 75.000 millones de dólares a causa de la reforma fiscal, según recoge Reuters. 

Cómo invertir en dividendos americanos

Hay varias vías para invertir en dividendos americanos:

Comprar acciones y cobrar dividendos

Una de esas vías es comprar directamente acciones para cobrar dividendos aunque, en ese caso hay que tener presente cómo trate nuestro bróker el tema de la tributación y la doble imposición (si realiza algunas de estas gestiones por nosotros o no).

También hay que tener en cuenta el efecto divisa, ya que nuestra inversión dependerá de cómo fluctúe el euro/dólar (cómo afecta el tipo de cambio a las inversiones). Para los analistas, las empresas con más caja (las grandes tecnológicas, en especial, tienen más papeletas para dar sorpresas en dividendos (aunque hay que tener en cuenta que no todas suelen pagarlo de manera habitual, por lo que en esos casos puede que se inclinen más por la recompra de acciones).

Invertir en un fondo de dividendo

Si no tenemos mucha idea de en qué valores invertir y, además, queremos una cartera diversificada, una buena opción puede ser dejarnos en manos de los gestores que llevan años dedicándose a buscar los mejores dividendos. Los fondos de dividendo pueden cumplir esa función: invertiremos con la estrategia que tenga el gestor para encontrar empresas que retribuyan al accionista.

En muchos casos, estos fondos de dividendo permiten dos vías: o bien elegir que los dividendos cobrados se reiviertan en el fondo (acumulación) y así irá creciendo el capital invertido; o bien elegir que nos retribuyan periódicamente si queremos ir contando con rentas, al estilo de los dividendos (reparto). Puede que no todos ofrezcan esta modalidad, pero es en especial habitual en los fondos de dividendo. 

ETFs de dividendo

Los ETFs con estrategias de dividendo pueden ser otra manera de aprovecharse de las mejores retribuciones en Estados Unidos. En este caso, conviene tener en cuenta que su fiscalidad es como la de las acciones y menos ventajosa que la de los fondos de inversión. Al menos, por ahora.

En el universo de los ETFs existen varias estrategias a favor de la retribución al accionista: algunas son las que invierten en los dividendos aristocráticos: es decir, aquellos que durante los últimos 25 años siempre se han mantenido o incluso han mejorado. El ETF Proshares S&P  Aristocrats (NOBL), invierte en empresas del índice S&P 500 que han incrementado sus dividendos en los últimos 25 años de manera consistente.

Este ETF también tiene su versión mejorada, el SPDR S&P Dividend ETF (SDY), que invierte en las 50 compañías con mayor rentabilidad por dividendo dentro de un universo de 1500 y que, además, han incrementado su dividendo cada año en los últimos 25. En esta gama, también existen estrategias para el mercado europeo.

Qué es la recompra de acciones y cómo aprovecharla

 

Cómo funciona la recompra de acciones

Es otra vía alternativa al dividendo para retribuir al accionista. Las empresas buscan otra manera de devolver dinero a sus accionistas y lo hacen a través de la recompra de acciones. En el caso particular de Estados Unidos, además, la cuantía que destinan al hecho de recomprar acciones o buyback, en inglés, no tiene nada que envidiar a los dividendos. 

Las empresas se gastan parte de su dinero en recomprar sus acciones y las amortizan, es decir, es como si desapareciesen. De esta manera, la misma tarta se divide ahora en menos porciones, por lo que el beneficio por acción del inversor se incrementa. 

ETFs de recompra de acciones

 ¿Cómo aprovechar la recompra de acciones? La manera más clara es tener la suerte de ser accionista de una compañía que sea activa recomprando títulos. Pero también hay índices que agrupan a las compañías más activas recomprando acciones y, donde hay un índice, suele existir un ETF que lo replique.

El Powershares BuyBack Achievers Portfolio (PKW) o el SPDR S&P 500 Buyback ETF (SPYB), son ETF que invierten en compañías que son muy activas recomprando acciones propias.