Repsol, la petrolera participada por La Caixa, Sacyr y Temasek, ha actualizado su Plan Estratégico 2016-2020 tras haber superado con dos años de antelación todos los objetivos que se fijó en dicho plan.

Según explica la compañía, la renovada estrategia se basa en tres pilares: mejora de la remuneración al accionista; crecimiento rentable de sus negocios (Upstream y Downstream); "y desarrollo de nuevos negocios vinculados a la transición energética".

La compañía que dirige Josu Jon Imaz -que acaba de comprar 20.195 'repsoles' a 16,3 euros por acción- prevé recuperar su dividendo de un euro por acción en el año 2020 (1.550 millones de euros anuales), mediante la fórmula de 'scrip dividend' (pago en acciones) y su programa de recompra de títulos (que neutraliza el efecto dilutivo del scrip para quienes cobran en efectivo). 

Entre 2018 y 2020, Repsol prevé invertir 15.000 millones de euros, repartidos en un 53% en su negocio de Upstream (Exploración y Producción) y en un 45% en Downstream (Refino, Química, Marketing, Lubricantes, Trading, GLP, Gas & Power) y en activos de bajas emisiones de CO2.

Salto al mercado eléctrico

Sin embargo, una de las grandes novedades que presenta Repsol en su renovado plan son las inversiones destinadas a la transición energétrica. La petrolera destinará 2.500 millones de euros a proyectos energéticos de gas y de bajas emisiones de CO2 y desarrollará nuevas oportunidades de negocio a largo plazo. 

Se trata, en el fondo, del salto de Repsol al coto cerrado de las eléctricas "con el objetivo de alcanzar 2,5 millones de clientes minoristas de gas y electricidad en España a 2025", con una cuota de mercado superior al 5% y una capacidad de generación baja en emisiones de alrededor de 4.500 megavatios (MW).

Al dividendo dedicará 4.358 millones entre 2018 y 2020, cuando recuperará el euro por título frente a los 0,9 actuales. Los grandes beneficiados del dividendazo de Repsol serán Caixabank -que cobrará 428 millones brutos en tres años-, la constructora Sacyr (358 millones), los fondos de Blackrock (218 millones) y fondo soberano singapurense Temasek (215 millones).

Repsol sitúa en unos prudentes 50 dólares/barril (crudo Brent) el precio de referencia del petróleo con el que podrá financiar sus planes. La cotización actual de este tipo de crudo del Mar del Norte se encuentra en los 74 dólares, un 50% por encima.

¿Qué fondos tienen una acción?