Telefónica acaba de presentar resultados de los nueve primeros meses del año con buenas noticias en su proceso de desapalancamiento, es decir, reducción de su endeudamiento. Sus acciones subieron este miércoles un 2,8% (y superan el 5% en tres jornadas tras el efecto Brasil) y dejan atrás los recientes mínimos anuales por debajo de 7 euros.

Por sexto trimestre consecutivo, la deuda financiera del grupo se reduce gracias a las desinversiones y al incremento del flujo de caja libre. Lo que debe en términos netos se situó en 42.636 millones de euros a 30 de septiembre, un 15% menos desde el cierre de 2015 o un ritmo de 7,3 millones diarios en estos 1.000 días.

Telefónica logró un beneficio neto de 2.721 millones de euros de enero a septiembre, un 11,6 % más que en el mismo periodo de 2017, pese a la caída de ingresos por el impacto extraordinario de las divisas (Argentina), que se vio compensado por un extraordinario positivo en Brasil por una sentencia judicial.

La cifra de negocio de Telefónica se redujo un 7,9%, hasta los 35.776 millones. La operadora de telecomunicaciones ha revisado al alza su previsión de crecimiento de ingresos (desde 1% al 2%) después de alcanzar su “mejor periodo de actividad comercial en una década”, según las palabras del consejero delegado, Ángel Vila.

El margen OIBDA (resultado bruto operativo que exlcuye intereses, amortizaciones e impuestos) se mantiene por encima del 40%, es decir, que por cada 100 euros de ingresos logra llevar a beneficios brutos 40. Comparativamente, solo Brasil (44%) o la unidad de infraestructuras Telxius (46%) superan una ratio que en otros países como Alemania o Reino Unido se sitúa en torno al 25%.

¿Cuanto sabes de la accion en la que inviertes?: