La bolsa española, y casi todas las europeas, llevan paradas un mes y medio. Apenas se han movido en un estrecho rango de 200 puntos arriba, 200 puntos abajo, desde que el Ibex fracasó en su intento de conquistar los 10.000 puntos. 

Hoy hemos visto unas caídas que podrían entenderse dentro de la lógica habitual de estos movimientos. Aunque hayan sido un poco más graves de lo habitual, el descenso del 1,4% del Ibex y del 1,86% del Euro Stoxx no sacan a los índices de este rango lateral.

Sin embargo, hoy ha habido un par de factores que como mínimo me llevan a la reflexión.

Por un lado, Brasil. Recordemos que se trata del principal mercado para Banco Santander y de casi el primero para Telefónica, que son las dos compañías que más pesan en nuestro mercado.

Hoy se ha conocido que la economía brasileña está todavía en una peor situación de lo esperado. La mayor economía LatAm se contrajo en el último trimestre un 0,5%... Ojo al efecto que puede tener en la percpeción de estos valores por los inversores internacionales. 

Por otro lado, el follón eléctrico. Los bandazos y peleas que se perciben en el Gobierno lo último que generan es confianza entre el inversor, que sigue viendo cómo se le sigue dando patadas hacia delante a un problema de dimensiones milmillonarias. Hoy Goldman ha rebajado las estimaciones del sector eléctrico

En fin, no ha sido uno de los mejores días para el mercado español, con muchas de las compañías que más pesan en el mercado español con malas noticias alrededor... 

No sé, igual son cosas mías... ¿Cómo lo véis?