planes_pensiones_estudio_ing_finect

La preocupación por las pensiones es cada vez más evidente. De hecho, un 80% de los españoles son conscientes de que no podrán mantener el mismo nivel de vida que tienen ahora durante la jubilación. Sin embargo, ya sea porque no conocen algunas de las bonanzas de la inversión o porque "los políticos no les han contado toda la verdad" sobre las pensiones, lo cierto es que nuestra planificación financiera deja mucho que desear en lo que se refiere a nuestro futuro. 

Según el informe Tendencias clave de los españoles ante la jubilación, que ha presentado esta mañana ING, la mitad de los españoles (un 54%) optan por "invertir" para su jubilación a través de una cuenta bancaria, mientras que un 53% también lo hace mediante planes de pensiones, pese a que afirman desconocer prácticamente el producto. Este es, precisamente, uno de los mayores problemas que existen a la hora de planificar la jubilación. La cultura financiera todavía sigue siendo una asignatura pendiente en España y muchos de los clientes que contratan planes de pensiones pensando en el futuro lo hacen, simplemente, porque se trata de un producto que contiene la palabra pensión. Estas son algunas de las conclusiones del Informe Naranja de ING, que también han venido acompañadas de una mesa redonda con varios expertos en la que se han debatido algunas cuestiones relacionadas con las pensiones públicas y los productos de inversión. En Finect hemos estado allí. ¡Y aquí os contamos todo!

El ahorro para la jubilación de los españoles

Según el estudio de ING, que ha presentado esta mañana Gloria Siso, responsable de inversión digital de ING España, siete de cada 10 españoles consiguen ahorrar a final de mes. De hecho, el 50% reconoce que tiene capacidad para incrementar su ahorro si quisiera. El problema es que a la hora de canalizar el ahorro de cara a la jubilación nos cuesta asumir riesgos, aunque ello implique no obtener prácticamente rentabilidad en el futuro. Segun la encuesta, cinco de cada 10 españoles no quiere asumir ningún tipo de riesgo, lo que se refleja, precisamente, en los productos a los que se dirige nuestra inversión: un 54% "invierte para su jubilación" a través del ahorro en una cuenta bancaria, un 53% lo hace utilizando otros productos financieros, un 19% mediante inmuebles para vender o alquilar y un 6% en otros. 

Si no tenemos en consideración las cuentas y los depósitos (que no son un producto de inversión como tal), lo que refleja la encuesta es que los planes de pensiones son los favoritos por los españoles. En concreto, un 28% mantiene sus ahorros en uno de estos planes. Entre los motivos de esta decisión, un 34% alega que lo hace porque quiere ver su pensión asegurada, un 19%, para beneficiarse de las ventajas fiscales, y un 17% porque se lo han recomendado. 

Esta última razón no es para menos, ya que casi un 90% reconoce saber poco o nada sobre productos de inversión, por lo que necesitan ayuda a la hora de decidir. De hecho, un 63% desconoce si los planes de pensiones tienen comisiones. Este desconocimiento llega aún más lejos, ya que tampoco tienen constancia sobre las ventajas fiscales (un 49%), la rentabilidad del producto (el 41% no sabe si garantizan la rentabilidad) o la posibilidad de recuperar el dinero aportado en el futuro (un 23% lo desconoce). 

Si nos centramos en los más jóvenes, se vuelve a repetir la misma tónica. Un 86% de los millenials cree que las pensiones públicas no serán suficientes cuando llegue su jubilación pero pasan prácticamente impasibles ante esta realidad. Y es que solo un 18% ha empezado ya a tomar medidas de cara a la jubilación y, la mayoría, utilizando cuentas y depósitos. Una de las razones se debe a su edad, ya que más de la mitad se consideran demasiado jóvenes para tratar ese asunto. Esto, según Siso, supone replicar los mismos errores de las generaciones anteriores: "la gente mejor preparada en España sigue teniendo muy baja cultura financiera. No conocen los planes de pensiones y acuden a cuentas y a depósitos". Otra de las razones por las que tampoco centran el foco en la jubilación es porque las generaciones más jóvenes que, según muestra el estudio, tienen una buena capacidad de ahorro, prefieren destinarlo a otros aspectos de su vida, como el ocio. 

¿Cuales son los mejores planes de pensiones para comenzar a invertir?:

¿Cómo arreglar la sostenibilidad de las pensiones públicas?

Los datos del estudio ponen de relieve la preocupación de los españoles respecto a su pensión futura. Por ello, el tema principal de la mesa redonda ha girado en torno a la sostenibilidad del sistema. ¿Cómo arreglar el problema? ¿Es sostenible nuestro sistema público de pensiones? 

En opinión de Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, la única manera de afrontar el problema de las pensiones es "subiendo las cotizaciones o reduciendo prestaciones". ¿El problema? Es que esto implica que "hay que informar a los ciudadanos sobre cuál será nuestra pensión estimada futura. Es decir, hacer una reforma que permita unas pensiones que sean sostenibles". 

En este sentido, Dimitri Uralov, emprendedor y coach financiero, señalaba que cuanto antes asumamos que "nos tocará trabajar más años, más fácil será adaptar los puestos de trabajo de cara al futuro". 

"El sistema de pensiones está garantizado", hacía referencia Pablo Fernández, profesor del IESE, en relación al discurso de los políticos. Sin embargo, el experto apelaba: "es posible que esa garantía acabe siendo el tener prácticamente un euro como pensión". Y, en relación a este punto, apuntaba: "yo le digo a mis alumnos que o ahorran o su jubilación será miserable".

Domingo Soriano, redactor de Libertad Digital, también apuntaba a la responsabilidad de la clase política. "Que le digan a la gente la verdad. El ajuste habrá que hacerlo en algún momento dado y eso, obviamente, perjudicará a algunas generaciones". 

Aquí también ha incidido el presidente de Inverco. "Los políticos se tienen que poner de acuerdo porque nos estamos acercando al iceberg y cuanto más nos acerquemos, más duras serán las medidas, ya sea vía subiendo impuestos o reduciendo prestaciones", apuntaba Martínez-Aldama.