Los autónomos se han convertido en protagonistas involuntarios de las medidas fiscales y financieras del acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado 2019.

El pacto firmado por PSOE y Podemos cuenta con dos ajustes que les afectan especialmente. Por un lado, incluye una subida del salario mínimo que afectará directamente a las cotizaciones de los autónomos tal y como están planteadas ahora. La razón es que elevaría de golpe su base de cotización en la misma medida en la que ha aumentado el SMI. En concreto, los más de 1,7 millones de trabajadores por cuenta propia que cotizan por la base mínima tendrían que pagar 35 euros más al mes de cuota o 420 euros en todo el año.

Cotizaciones de los autónomos

Y por otro lado, de forma muy genérica habla de “reformar, dentro de 2019, el sistema de cotización de los trabajadores autónomos para vincularlo a los ingresos reales, de manera que se garantice a los autónomos con menos ingresos una cotización más baja”. Es decir, ligar la cotización de los trabajadores autónomos a lo que facturan y no a una base fija que pueden cambiar.

La primera de las medidas ha puesto en pie de guerra al colectivo de autónomos y puede hacer que la segunda se aplique antes de tiempo. Y es que el Gobierno trabaja para poder vincular cotizaciones a ingresos reales el 1 de enero, con la entrada en vigor de los nuevos presupuestos. Esa sería la fórmula que han encontrado para evitar que la base de cotización de los autónomos suba un 23% de golpe en línea con el SMI.

A qué autónomos afectaría más vincular cotización e ingresos

Según los datos de ATA, la Asociación de Trabajadores Autónomos, hay entre 450.000 y 500.000 autónomos cuyos ingresos no alcanzan el SMI y la cifra sería de 800.000 teniendo en cuenta el nuevo SMI. Este sería el número de profesionales que se vería perjudicado por la nueva medida y beneficiados si los autónomos empiezan a cotizar según sus ingresos. Esto supone un 30% del total, que son a quienes beneficiaría ligar las cotizaciones a los ingresos reales.

Al 70% de los autónomos les perjudicaría cotizar según lo que ingresan. La razón es que un 85% de los profesionales por cuenta propia cotiza por la base mínima. En otras palabras, es como si solo estuviesen ingresando 919,80 euros de base al mes en 12 pagas (el SMI se calcula para 14 pagas).

El resultado final es que pagarán más a la Seguridad Social por desarrollar su actividad. Lo que todavía no está claro es si esto también implicará un aumento de sus beneficios sociales. Y es que las cotizaciones a la Seguridad Social también están ligadas a las contingencias que cubre. Con el sistema actual un autónomo que cotice más también cobrará más en caso de baja, por ejemplo.

¿Afectaría a la pensión de los autónomos?

La pensión de los autónomos que cotizan por la base mínima es muy inferior a la de un asalario porque también lo son sus cotizaciones sociales. En otras palabras, como aporta menos al sistema, después su pensión es más baja. 

En concreto, un autónomo que haya cotizado durante 25 años por la base mínima tendría una pensión de 561 euros. En la siguiente píldora puedes hacer tus cálculos para ver cuál sería tu pensión ahora mismo.

¿Qué pasaría con la pensión de jubilación si suben las cotizaciones? El efecto sería positivo, ya al cotizar más, su pensión sería más alta. De hecho, se asemejaría más a la de un asalariado. Aquí puedes ver ">cómo quedaría dependiendo de cuánto ingreses

Lo que todavía está por ver es cómo se articula esa reforma. Desde ATA y otras asociaciones de autónomos, plantean crear cinco tramos progresivos de cotizaciones en función de los ingresos. La duda está en ver qué considera la Seguridad Social como ingresos y si se incluirían ahí también los gastos del autónomo. Y es que una cosa es lo que factura una empresa o autónomo y otra los gastos en los que incurre.