Las pensiones públicas tal y como las conocemos ahora están cerca de cambiar. La reforma de las pensiones aprobada por la Ley 23/2013 establecía una hoja de ruta para la jubilación pública que en 2019 iba a poner en marcha un engranaje más introduciendo el factor de sostenibilidad en el cálculo de la pensión. Ahora, el acuerdo entre PP y PNV para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado 2018 va a retrasar hasta 2023 su entrada en vigor, entre otros cambios sobre cómo se actualizarán las pensiones en 2018 y 2019.

Los primeros cambios de la reforma de las pensiones fueron aumentar la edad de jubilación y el número de años que tienen en cuenta para calcular la cuantía de la jubilación. Estos irán creciendo paulatinamente hasta 2022 cuando todo el mundo se jubilará a los 67 años y se tendrán en cuenta los últimos 25 años para establecer la base reguladora de la pensión.

Antes llegarán también cambios en cómo se calcula y se actualiza la pensión pública con la introducción del factor de sostenibilidad de las pensiones.

Qué es el factor de sostenibilidad de las pensiones

Las pensiones públicas tienen varios problemas e incógnitas que amenazan su futuro. Dos de las más importantes tienen que ver con ajustar el saldo del sistema de pensiones para que deje de perder dinero y con ajustar la cuantía de la pensión a la esperanza de vida real.

La solución para el primero de los problemas ha sido desvincular la revalorización de las pensiones del IPC a través del Factor de Revalorización Anual o FRA. Básicamente lo que se ha hecho es cambiar la forma en la que se calcula el aumento de las pensiones. Ahora mismo se tiene en cuenta la diferencia entre la tasa de crecimiento nominal de la Seguridad Social y los gastos de las pensiones para ajustar su evolución a la de la economía y el propio sistema. La traducción práctica es que las pensiones subirán sólo un 0,25% cada año si el sistema está en déficit, independientemente de lo que haga el IPC. Es decir, los pensionistas pueden perder adquisitivo cada año si el sistema no mejora.

Por el contrario, si las cosas van bien para la economía y las pensiones públicas, éstas pueden subir el IPC +0,5% para recuperar así parte del poder adquisitivo perdido.

Evolución del cálculo de la pensión en España hasta la llegada del factor de sostenibilidad

El segundo problema se ataja introduciendo a partir de 2019 (2023 si se confirma el acuerdo PP-PNV para las pensiones) un Factor de Equidad Intergeneracional o FEI. Ahora mismo la pensión se calcula en función de los años cotizados, la edad de jubilación y la cuantía cotizada principalmente. El factor de equidad intergeneracional lo que hace es añadir la esperanza de vida al cálculo y revalorización de las pensiones.

Para que lo entiendas mejor, si cada vez vivimos más años se adapta lo que en teoría deberíamos recibir a esta circunstancia. A modo de ejemplo, si tenemos 30 euros para pasar un mes, lo lógico parece asignar un euro a cada uno de los 30 días. ¿Y si de repente en lugar de 30 días son 60? El cálculo cambia radicalmente y para estirar ese capital habrá que reducir lo que percibiremos cada mes.

El factor de equidad intergeneracional tendrá en cuenta la esperanza de vida de los nuevos jubilados en el momento de cobrar su primera pensión y se revisará cada 5 años.

El factor de sostenibilidad que entra en vigor en 2019 (a falta de la firma del acuerdo que lo retrasará a 2023) tomará en cuenta tanto el factor de revalorización anual de las pensiones como el factor de equidad intergeneracional de las pensiones.

Así, una definición del factor sostenibilidad de las pensiones podría ser la de la fórmula que adaptará la jubilación a las arcas del estado y la evolución demográfica del país para asegurar la sostenibilidad de las pensiones públicas.

¿Sabes cuánto tendrás de pensión cuando te jubiles?:


Fórmula del factor de sostenibilidad

¿Cómo calcular de sostenibilidad sobre las pensiones públicas? A través de una fórmula concreta, que será la que determine la cuantía inicial pensión y cómo se actualiza.

La fórmula del factor de sostenibilidad es la siguiente:

Fórmula del factor de sostenibilidad de las pensiones

Siendo FS el factor de sostenibilidad y “t” el año de aplicación del factor. Por su parte, e*67 hace referencia a la esperanza de vida a los 67 años. Este valor se calcula cada cinco años y representa la variación interanual, en un periodo quinquenal, de la esperanza de vida a los sesenta y siete años según las tablas de mortalidad de la población pensionista de jubilación del sistema de la Seguridad Social.

Esta es la fórmula que aparece en el BOE con el factor de sostenibilidad que puedes consultar en este enlace.

Cómo afectará a las pensiones

¿Cómo te afectará el factor de sostenibilidad para 2019 o 2023? La aplicación del factor de sostenibilidad hará que las pensiones pierdan valor cada año. El cálculo es sencillo, como hemos explicado anteriormente. Conforme aumente la esperanza de vida habrá que repartir el mismo dinero en un periodo de tiempo mayor.

Desde un punto de vista matemático, lo que ocurre es que el índice será siempre menor que uno, por lo que las pensiones se irán reduciendo poco a poco de forma proporcional al aumento de la esperanza de vida. Para que termines de entenderlo, lo que ocurre es que si tomamos como valor de inicio lo que cobras ahora por la pensión y siempre lo multiplicamos por menos de uno al revisarla, siempre vas a cobrar menos que antes.

Así es como el estado pretende combatir y corregir el envejecimiento de la población como consecuencia del cambio demográfico.

Desde Analistas Financieros Internacionales (AFI) han cuantificado para el Instituto BBVA de Pensiones cómo afectará el factor de sostenibilidad a una pensión a partir de 2019. En concreto, una pensión pública de 1.000 euros pasará a ser de 992,8 euros. En otras palabras, el factor de sostenibilidad será del 99,28%. Si se mantiene la tendencia actual en 2030 el factor sería de 92,8% y en 2045 de 843,8 euros. A efectos prácticos, para el primer momento la pensión se quedará en 920,8 euros y para el segundo en 843,8 euros.

La solución para que el nuevo cálculo de la pensión pública no arruine tu jubilación pasa por ahorrar y planificar tu retiro. En otras palabras, buscar fórmulas para completar la menguante jubilación pública. Los planes de pensiones y los fondos de inversión son dos productos que te pueden ayudar a conseguirlo. En estas tres píldoras puedes ver cómo empezar:

Entrada en vigor del factor de sostenibilidad

El factor de sostenibilidad sobre la jubilación empezará a funcionar previsiblemente en 2023 a falta de que se haga oficial y se firme el acuerdo entre PP y PNV para las pensiones. Esto supone retrasar cuatro años la entrada en vigor del factor de sostenibilidad, que estaba previsto que se aplicase desde 2019.

En caso de que finalmente se cofirme 2023 como la nueva fecha para aplicar el factor de sostenilidad, para el primer cálculo tomará en cuenta el periodo entre 2017 y 2022 (2013 y 2018 si se mantuviese 2019), que es el inmediatamente anterior a su puesta en marcha.

El factor de sostenibilidad y las clases pasivas

El factor de sostenibilidad de las pensiones no se aplica a las clases pasivas. El motivo es que las clases pasivas cobran directamente de Hacienda.

Actualmente el régimen de clases pasivas engloba principalmente a los funcionarios contratados con anterioridad a 2011, cuando se decretó que todos los nuevos empleados públicos pasarían al régimen general a efecto del cálculo, funcionamiento y cobro de sus pensiones.