Las ventajas fiscales son la principal baza de los planes de pensiones frente a otras alternativas de inversión. Bien lo saben las entidades financieras que llevan años explotando ese filón en la recta final del año, cuando toca pensar en la planificación fiscal.

Merece la pena invertir en un plan de pensiones para desgravar

La negociación de los Presupuestos Generales del Estado entre PSOE y Podemos ha vuelto a poner sobre la mesa la conveniencia de mantener las ventajas fiscales de los planes de pensiones. Y es que la formación morada propone eliminar la reducciones fiscales por invertir en planes de pensiones privados.

Según sus cálculos, esta medida permitiría ingresar 2.000 millones de euros anualmente al Estado y lo haría principalmente de los contribuyentes con mayores ingresos. Así se desprende del porcentaje de declarantes que efectivamente desgravan por aportaciones a planes. Cuanto mayores son los ingresos más común es deducir por planes privados.

Los datos de Gestha, el sindicado de técnicos del Ministerio de Hacienda, revelan que por una aportación de 3.000 euros al plan de pensiones, una renta de 25.000 euros se deduce 900, frente a los 1.350 que se deduce una renta de 80.000 euros.

Parece claro que las rentas más altas serían las más afectadas si se elimina la deducción por planes, pero ¿hasta qué punto? La clave para averiguarlo está en cómo funciona esa desgravación.

Cuánto desgravas por lo que aportas al planes

Las aportaciones a planes de pensiones funcionan como una reducción en el IRPF. Es decir, se restan directamente de tu base imponible. Para que lo entiendas mejor, si ganas 25.000 euros y aportas 3.000 euros a tu plan será como si sólo hubieses ganado 22.000 euros a efectos de la declaración de la renta.

Como el IRPF es progresivo y se estructura en torno a unos tramos que van aumentando según aumenta tu renta, la traducción es que cuanto más ganas, más desgravas por el plan. Una persona que gane más de 60.000 euros pagará un 45% por todo el dinero que supere esa cifra. Invirtiendo en un plan conseguirá evitar que Hacienda se quede con casi la mitad de ese dinero.

A modo de ejemplo, si ganas 80.000 euros y aportas 1.000 euros a un plan de pensiones, lograrás una horro fiscal de 450 euros.

Por el contrario, una persona que gana 12.000 euros y ha aportado también 1.000 euros a su plan de pensiones sólo obtendrá un ahorro fiscal de 190 euros. La clave, de nuevo, está en las tablas de IRPF y el tipo al que tributa cada contribuyente -aquí puedes ver cómo funciona el IRPF-.

La siguiente tabla de Gestha desglosa cuánto puedes desgravar en la renta por tu plan de pensiones dependiendo de tu salario y el importe de la inversión.

Cuánto desgravas por el plan de pensiones según lo que aportas

Así se puede ver de forma mucho más clara cómo quienes más ganan son los que más se benefician de los planes de pensiones. Si necesitas hacer tus cálculos, puedes probar la siguiente píldora.

¿Cuánto invertir en un plan de pensiones para desgravarte?:


Cuidado con la ventaja fiscal, porque lo pagas al rescatarlo

Aportar a planes de pensiones sólo compensa a quienes ganan más de 60.000 euros. Si alguna vez has escuchado esta frase es fácil que ahora te estés preguntando por qué, si todos los años te desgravas en la renta. La culpa la tienen también los impuestos.

Al recuperar el dinero de tu plan de pensiones Hacienda se cobra con creces todas esas deducciones que te ha ido dando. A diferencia de otros productos como los fondos de inversión, los planes de pensiones tributan como rentas del trabajo según los tipos generales y no del ahorro. Además, lo hacen íntegramente, por lo aportado más los beneficios. La traducción es que, dependiendo del resto de ingresos, puedes pagar mucho más.

En este sentido, no existe diferencia entre cómo tributa el rescate del plan de pensiones para las rentas más altas y las más bajas, lo que sí cambian son los impuestos a pagar por el rescate, dependiendo de la modalidad elegida. Se supone que al ser el IRPF un impuesto progresivo, las rentas más altas también pagarán más al recuperar su plan de pensiones (los tramos de IRPF son los mismos).

Lo que ocurre en estos casos es que ese exceso que pagan en el IRPF está más que compensado por las deducciones de las que han disfrutado a lo largo de vida del plan de pensiones. En otras palabras, para ellos lo desgravado sí que compensa lo que después pagarán el recuperar el dinero, especialmente si invierten ese exceso y aprovechan el interés compuesto.

Utilizando el simulador de Finect, una persona que gana 80.000 euros y aporta 8.000 euros anualmente a su plan de pensiones (el máximo) estaría ahorrando 3.600 euros en impuestos todos los años. Si invierte ese dinero, al cabo de 25 años y con un perfil inversor moderado, esos ahorros le habrían generado 143.000 euros.

Al final, la clave de los planes de pensiones está en tener muy claro lo que estás contratando y no apostar por ellos sólo por la deducción, ya que al final puede salir caro.

Aquí te damos las claves sobre cuántos impuestos pagas al rescatar el plan de pensiones.