Os dejo esta viñeta que ha publicado hoy La Vanguardia. Podría dar mucho que pensar, ¿los políticos no serían parte de esas rocas? Realmente sí que se podría hacer una comparación entre la situación económica y Costa Concordia: el capitán fue el responsable y desapareció cuando se le necesitaba, y fueron los propios tripulantes los que tuvieron que salvar al resto... La diferencia es que actualmente el capitán del barco está arrestado y los políticos siguen a bordo