A un pequeño pueblo llega un ruso forrado. Entra al hotel, pide una habitación, pone un billete de 100€ en la mesa del recepcionista y se va a ver las habitaciones.
El jefe del hotel coge el billete y sale corriendo a pagar sus deudas al carnicero. Este coge el billete y corre a pagar su deuda al criador de cerdos, este a su vez se da prisa en pagar lo que debe al proveedor de piensos. El del pienso coge el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta a la que hace tiempo que no paga. La prostituta coge el billete y va al hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado. Entrega el billete de 100€ al dueño del hotel, y liquida sus deudas.
En este momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, coge el billete que había dejado antes, y se va de la ciudad. Nadie ha ganado un duro, pero todos han saldado sus deudas. Moraleja: Si el dinero circula se acaba la crisis.

Visto en el blog de Ricardo Lion's Heart