Creo que este chiste es de los más famosos. Yo no lo descubrí hasta hace poco. En su sencillez, describe muy ajustadamente el comportamiento habitual de los mercados financieros.