Un par de preguntas siempre le caen en su conferencia anual de inversores. Algunos de los más de 40.000 accionistas que asisten al Century Link de Omaha siempre cuestionan a Warren Buffett por el riesgo de Coca Cola, que es la tercera acción con más peso en su cartera (un 13%). Al final, es el gran gigante de las bebidas azucaradas en un mundo que desde hace tiempo ha girado el foco hacia la obesidad y el daño que produce a la salud. 

Como respuesta, Buffett y su socio Munger, mientras degustan sus Cokes ante los asistentes, suelen destacar que ellos están muy bien y se toman unas cuantas al día, además de la fortaleza de la marca, la enorme barrera de entrada que supone y la pasión que genera entre sus consumidores. El año pasado inclusó llegaron a responder que estas bebidas no sólo tienen azúcar, sino que en su mayor parte son agua, con lo que ayudan a la gente a beber la cantidad recomendada del líquido esencial. 

Pues tiene toda la pinta que este año se redoblaran sobre este asunto en su conferencia anual, porque los resultados y la evolución de Coca Cola están dando argumentos a los más críticos. La semana pasada la compañía publicó sus cifras del último trimestre y se apreció un deterioro en sus cifras, con un 11% menos de beneficio en 2016 y un 5% en la facturación.

Los títulos de Coca Cola han encadenado varias sesiones seguidas con caídas y se han acercado a los mínimos del último año. El resultado es que Mientras Wall Street marca máximos históricos, la compañía de Atlanta se acerca a un descenso del 20% desde máximos del año.
 

Acciones Coca Cola

 

Berkshire Hathaway, la compañía de Buffett, tiene 400 millones de acciones de Coca Cola, valoradas en 16.200 millones de dólares. Este paquete le convierte en el mayor accionista de la empresa de refrescos. Y, a pesar del bache del último año, sigue siendo una de sus mejores inversiones, con una plusvalía acumulada de 15.000 millones de dólares. Nada más y nada menos.

De momento, a la cotización de Berkshire apenas le está impactando la evolución de Coca Cola, porque Berkshire ronda los máximos históricos que tocó en diciembre.

No es la primera gran compañía de Buffett con problemas en los últimos meses. Wells Fargo también tuvo unos meses complicados ante la aparición de demandas resultantes de una política comercial algo agresiva, sobre todo en el área de las tarjetas de crédito. Pasado el pesimismo, el banco americano se vino de nuevo arriba... ¿Ocurrirá lo mismo con Coca Cola?