La lectura del libro del mismo título me ha llevado más tiempo del que esperaba. En la primera entrega ( aquí) leíamos que   "No puede hacer un buen trato con una mala persona" y en la segunda ( aquí) repasábamos los motivos en contra de la diversificación, en esta tercera y última entrega (se me acaba el libro) comentamos la frase 124: "Nunca hemos tenido, tenemos ni tendremos opinión sobre la situación en la que se encontrarán el mercado de valores, los tipos de interés o la actividad empresarial en un año." Al admirado gestor no se le puede decir que no hable claro. Olvídese de si la Fed va a subir o bajar un cuarto de punto su tipo de interés. Los que venden o compran en base a eso son sencillamente estúpidos, y usted es más listo y se aprovecha de su estupidez. Es decir, existen factores digamos muy a corto plazo que apenas influyen en el valor económico de la acción, y eso es lo que nos debe preocupar.