Este escrito es una reseña del, a mi juicio, interesante artículo Should You Follow Buffett's Advice in Retirement?, al que he llegado gracias a la muy recomendable sección Hoy no deje de leer... de Marc Bisbal Arias, en Morningstar.

Su autor, Eric D. Nelson, CEO de Servo Wealth Management, sostiene que el famoso consejo que Warren Buffett  hizo público en su carta anual de 2013 a los accionistas de Berkshire Hathaway (ver pág.20) sobre las recomendaciones que daba respecto a cómo invertir el legado que dejase a su mujer si le sobrevivía (90% en un fondo indexado al S&P 500, preferiblemente de Vanguard, y el otro 10% en Bonos del Tesoro americano), no es la más eficiente de las estrategias.

Para demostrarlo, compara el desempeño que habría tenido desde el año 2000 el asset allocation de WB con el de otro en principio similar (90% RV y 10% RF) pero bastante más diversificado, para el supuesto de un jubilado que se retirara ese año con 1 millón $ y que necesitara una renta para el primer año de 50.000$ (5% del capital inicial), renta que crecería en futuros años ajustada a la inflación.

Detallo a continuación el asset allocation propuesto por el autor:

Para la parte de renta variable:

19% Fondo de grandes compañías EEUU: DFUSX

19% Fondo de grandes compañías value EEUU: DFLVX

25% Fondo de pequeñas compañías value EEUU: DFSVX

16% Fondo de acciones internacionales value: DFIVX

11% Fondo internacional de pequeñas compañías value: DISVX

Para la parte de renta fija:

10% Fondo global de renta fija 5 años: DFGBX

Esta cartera se reequilibraría cada año a 31 de diciembre.

He enlazado las fichas concretas de los fondos con los que se hizo la comparativa sólo como curiosidad, ya que no son comercializables en España.

Como puede apreciarse, aparte de la mucha mayor diversificación, la cartera  tiene un marcado sesgo hacia la inversión en valor lo que, paradójicamente, es más fiel al proceso inversor de Warren Buffett que su propia propuesta.

Pongo a continuación la tabla con la comparación de ambos sistemas:

 

Como veis, la diferencia es brutal a favor de la cartera más diversificada. Mientras a la menos complicada de WB este año apenas le quedaría para tres anualidades de la renta del inversor, la más diversificada en mercados y tamaño de compañías, y orientada hacia las más baratas, no sólo está más de un 50% por encima del capital inicial después de haber pagado casi 1 millón $ en los reintegros anuales, sino que el importe actualizado de éste, 68.352$, representa un porcentaje del capital actual  (4,7%) algo inferior al 5% que representaba al iniciar el plan.