Hace sólo unos días, como cada año, he leído la carta a inversores del bueno de Warren. La he buceado con esa mezcla maravillosa entre ver una película de Wes Anderson y el respeto de tener en tus manos un incunable del S. XV. Y siendo consicente que entre la lectura de este año y la del año anterior ha pasado algo, y ese algo se llama haber asistido a la Conferencia en Omaha en 2015. El viaje, una peregrinación. Compartir el respeto por Berkshire con otros values llegados de todo el mundo: chinos, indios, ingleses... Ver a los estadounidenses acercarse al Centurylink Center con la cotidianeidad de quien se sabe en casa. Sin Unience no hubiera sido posible, y lo fue. Sin el patrocinio de bestinver tampoco, y ahí estuvieron y siguen estando. La verdad es que cuando entras al pabellón, tomas asiento, empieza el espectáculo y finalmente alcanzan sus diminutas sillas Warren Buffett y Charlie Munger te das cuenta quue aunque fuera ir en bicicleta, hubiera valido la pena. Así que si podéis ir en avión, mejor que mejor. No perdáis un segundo, luchad hasta el final y sobre todo vivid con toda la intensidad la experiencia porque estar frente a frente con los mejores inversores de la historia es impresionante. Suerte!