Si acostumbras a leer noticias o blogs financieros, tómatelo con calma porque durante lo que resta de semana vas a ver por todas partes el término "stress test". Y tiene sentido este "atracón", porque este jueves se publica en Estados Unidos los resultados de estas pruebas a las que el Tesoro estadounidense ha sometido a las entidades financieras. [caption id="attachment_1690" align="alignright" width="299" caption="Bank of America vende en su web estas pastillas-caramelos. No venderá tantas como para reforzar capital, pero al menos servirán para relajarse, ya que según la prensa necesitará 35.000 millones de dólares "] [/caption] Antes de seguir, aclaremos en unas líneas qué son los stress test. Se trata de simulaciones realizadas para casos de empeoramiento profundo de la situación económica. Es decir, saber cuánto capital necesitarían tener los bancos si la recuperación no llega y las entidades financieras siguen teniendo fuertes pérdidas. Eso no tiene por qué ocurrir, y de hecho empiezan a verse signos de mejoría o por lo menos estabilización, por ejemplo, en el mercado inmobiliario. Pero se trata de estar preparados para lo peor y saber cuánto dinero necesitarían en ese caso los bancos para continuar solventes. Hoy sólo se habla de esto, a nivel financiero, en Estados Unidos. Leo en la agencia Bloomberg que Bank of America, el banco que el año pasado compró Merrill Lynch, podría necesitar hasta 35.000 millones de dólares , una barbaridad. Ayer Wall Street Journal también comentó que Citi podría ser otra de las entidades que necesitaría más capital. Pero que el bosque de los resultados del stress test no nos impida ver otros árboles, recordemos un detalle importante. En Estados Unidos la situación está mejorando y China también ha empezado a mostrar incrementos en la actividad. Los bancos, además, como ha dicho Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, podrían buscar el capital que necesiten en el mercado privado, ya que la situación de pánico en el mercado interbancario ha pasado y ha vuelto a niveles anteriores a la quiebra de Lehman. Los mercados, de momento, no se están alarmando por las noticias que llegan sobre las necesidades de capital por el stress test. Ayer Wall Street cerró con ligeras caídas, tras días de fuertes subidas. Los recortes fueron tan leves que el S&P 500 cerró por encima de los 900 puntos conseguidos con esfuerzo un día antes. En Asia los índices han tenido cierres diversos, pero sin grandes oscilaciones. Recordemos que mañana hay reunión del Banco Central Europeo.