Aunque hace apenas unos días hemos recordado un aniversario para olvidar, los 60 años de la invasión nazi de Polonia que prendió la mecha de la IIª Guerra Mundial, en este post vamos a hablar sobre Hitler pero en un marco muy distinto. Ayer me llegó este divertido video que hace una parodia del Führer en relación a la bolsa. Ambientado "en lo financiero" en los días presentes, el dictador pide a sus generales que, ante las necesidades de fondos para seguir con la guerra, vendan las acciones aprovechando que el mercado ha recuperado un 40 por ciento desde de los mínimos de marzo. Pero, para su sorpresa, sus subalternos ponen gesto contrito, sudan sangre y le dan la mala noticia: "Mein Fuhrer... vendimos las acciones en febrero", lo que provoca la cólera de Hitler. No os lo perdáis (el audio en alemán es el original de la película El Hundimiento, a la que pertenece en realidad esta escena; la gracia está en los títulos, que están en inglés): Quizá este caso, de todas formas, no esté muy lejos de lo que a más de un inversor habrá pasado en esta crisis: vender en los mínimos de febrero y después perderse todo el rally. Así funciona el hombre, da todo por perdido cuando más hay por ganar y viceversa. Aún así, mejor vivirlo con una sonrisa que tirarse de los pelos. ¿Verdad?