¿Existen realmente diferencias en España entre norte y sur? Según los últimos datos de desempleo en España, en términos de paro sí que las hay. Pero, ¿estas diferencias se potenciarán o disminuirán con el tiempo?

Hoy ha sido publicado el dato de la Encuesta de Población Activa (EPA), que muestra un aumento de 144.700 personas durante el tercer trimestre de 2011, alcanzando ya los 4.978.300 parados en toda España. Con respecto al trimestre anterior, este incremento supone un 2,99%, mientras que si lo comparamos con el mismo periodo en 2010, el aumento en el número de parados en estos tres meses ha sido un 8,82%.

El aumento del desempleo debemos decir que sí ha sido algo generalizado. Dado que los datos tienen un fuerte carácter estacional, ya que tenemos que tener en cuenta el aumento en el sector servicios y el estancamiento en algunas zonas agrícolas durante el verano, es mejor hacer una comparativa con los resultados del mismo periodo en 2010. Así, vemos que la única Comunidad Autónoma que ha reducido su número de parados ha sido Navarra, con 2.300 desempleados menos. Son llamativos los casos de La Rioja y País Vasco, que han incrementado este dato en un 24,27% y 23,85% respectivamente en relación a los mismos meses en el año anterior.

La tasa de paro en total sube seis de?cimas respecto al segundo trimestre del an?o, hasta el 21,52%. Si hacemos zoom en el mapa geográfico veríamos que la distribución es la siguiente:

Tasa paro por comunidades autónomas

Para ver la tendencia de estas diferencias, vamos a analizar la evolución del empleo. Canarias presenta la mayor variacio?n positiva de la ocupacio?n en los u?ltimos 12 meses (11.800 ocupados ma?s). Otras comunidades que han aumentado su ocupación han sido Cantabria, Navarra y Melilla. Los descensos ma?s acusados se producen en Catalun?a (99.500 menos), Comunidad de Madrid (74.700) y Andaluci?a (74.000 empleos menos).

Debemos tener en cuenta que en estas tres últimas comunidades el número de activos supera los tres millones de personas, y que es lógico que sus aumentos y descensos sean más acusados durante los ciclos económicos.