Hoy he vivido un acontecimiento curioso. Al terminar el fenomenal evento de Economía Digital "Las redes sociales en la economía post crisis" , en el que he participado como ponente junto a Enrique Dans y Marc Vidal, hemos sufrido una "retención forzosa" en la Bolsa de Barcelona. Enrique lo ha definido en su twitter como "secuestro" aunque a mí no me ha parecido tanto. La cosa es que la policía nos mantenía retenidos porque justo en ese instante pasaba por la puerta de la Bolsa de Barcelona la manifestación convocada por los sindicatos en protesta por las medidas de ajuste del Gobierno. De lo poco más cercano ha sido algún lanzamiento de huevos y el acercamiento de esta persona que se ve en la foto tomada por Dans y enlazada desde su twitter . Yo justo me había retrasado conversando con Antonio Borrás , pero al parecer ha habido un momento en el que ha habido un conato de movimiento violento contra la Bolsa y, de alguna manera, contra quienes estábamos allí esperando para salir. Aunque la cosa no ha ido a más porque la fuerte presencia policial también resultaba disuasoria (gracias agentes). Pero más allá de esto, lo que sí percibías desde detrás del cristal de la puerta era la mirada de odio y los gestos obscenos que la mayoría de los manifestantes (la mayoría ataviados con banderas de los distintos sindicatos) nos iban dedicando. Creo que nunca había tenido la sensación de tanta gente mostrando odio. ¿Odio a qué? Lo único que hacíamos los que estábamos allí es intentar pensar cómo mejorar las nuevas herramientas de comunicación, como las redes sociales,  para generar mejores negocios o inversiones... Claro, que a algunos no les interesa que los negocios, los empresarios, mejoren su eficiencia, su productividad y ganen dinero, ellos sólo piensan es mantener su estado del bienestar... Eso sí, financiado por esos inversores a los que llaman especuladores.