Los congresistas estadounidenses por fin han aprobado el plan de rescate financiero esta tarde. El resultado ha sido incluso holgado (263 a favor por 171 en contra), suficiente por lo tanto para que el texto que pretende salvar a la mayor potencia mundial del desastre esté ya camino de la Casa Blanca, donde George Bush espera con la pluma en la mano para firmar. Entre los mensajes más escuchados abundaron frases como "La acción es mejor que la inacción" o " Si decimos que no hoy mucha gente inocente sufrirá. El plan que votamos hoy no es para salvar Wall Street, sino Main Street" o "El enemigo de lo bueno es lo perfecto. El lunes voté no, pero he cambiando mi opinión por este país" o " Esto no es sólo para Wall Street, es para EEUU y el mundo nos mira". En fin, con la aprobación de este plan al menos se elimina una de las fuentes de incertidumbres de Wall Street. Ahora falta por ver si el plan realmente sirve para reactivar la enferma economía estadounidense. De momento, las bolsas lo han recibido bien. El Dow Jones sube cerca de un 2,5 por ciento, un poquito más que antes de comenzar el debate. Por cierto, entre los demócratas el sí al rescate ha arrasado, con 172 a favor y sólo 63 en contra, pero entre los republicanos ha estado tremendamente ajustado, a pesar del interés de George Bush y de John McCain por sacar adelante la legislación de emergencia. Ha ganado el no por 91 a 108. El liderazgo de McCain queda en duda.