Cuando uno se queda mirando el mar, ve olas o mar en calma, surcos o espuma lejana, pero nunca puede llegar a ver desde la hontananza lo que en realidad está ocurriendo bajo las aguas. Con las personas ocurre algo parecido: vemos al vecino, al tendero, al policía, los vemos y los olvidamos, sacamos una conclusión de ellos tras verlos un instante, tras contemplarles unos segundos, y ya creemos saber cómo son. Lo mismo pasa cuando pensamos en un inversor, en un gestor de fondos, en un asesor financiero, en un bróker, en un regulador. Les imaginamos como les hemos visto en alguna película, o como le hemos conocido en un despacho. O, en mi caso, en una entrevista. Y aquellas impresiones las guardamos para siempre. Quedan catalogados y los guardamos en el archivador o en una carpeta de nuestro sistema operativo. Pero la realidad no es así. Somos tan complejos que intentamos simplificar el mundo. Todos tenermos nuestros miedos, nuestras fobias; nuestro conservadurismo, nuestra avaricia; cada uno en su propia medida, cada uno en una medida difícil de entender por el de al lado. ¿Por qué te levantas hoy alegre y mañana triste? ¿Por qué te sube la adrenalina cuando ves tus acciones dispararse y te baja una sensación de amargor por la garganta cuando las bolsas se desploman? ¿Por qué hay dias que no te ocurre ni lo uno ni lo otro? [caption id="attachment_955" align="alignright" width="151" caption="Dicen que el nombramiento de Geithner como futuro secretario del Tesoro ha disparado las bolsas, otra falacia narrativa"] Dicen que su nombramiento como futuro secretario del Tesoro ha disparado las bolsas, otra falacia narrativa [/caption] Imposible saberlo. Las simplificaciones nos engañan. ¿Por qué cayó ayer un 7% Wall Street y hoy lo ha recuperado en la recta final? ¿Qué es un 7%? ¿Qué es Wall Street? ¿Quién compone el mercado? ¿Cómo están construidos quienes juntos hacen 'la bolsa'? Leo que la subida de la bolsa americana ha sido porque Tim Geithner ha sido elegido secretario del Tesoro por Obama, y sustituirá por lo tanto al denostado Hank Paulson. El cambio es radical: de un banquero de inversión a un policía de los mercados. Geithner es el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, o dicho de otro modo, del centro de poder en Wall Street. El huesped del edificio en el que durante los últimos meses han tenido lugar algunas de las reuniones más trascendentes de la historia financiera americana, que han acabado con la muerte de la banca de inversión de la que venía Paulson, precisamente. A todas luces resulta absurdo justificar la subida de hoy por este nombramiento, como encontrar una sola razón para explicar la debacle del jueves, y las perdidas del 10% que ha sufrido la bolsa española esta semana. Pero así somos, así estamos hechos: necesitamos un motivo que nos simplifique la complejidad de la vida, una frase que resuma la diversidad de todas nuestras células para irnos a dormir tranquilos. Buenas noches.