Cosas que te impedirán desgravar por tu vivienda en la renta

Quien tiene una casa tiene un tesoro o, por lo menos, así ha sido tradicionalmente en la declaración de la renta. Sin embargo, no todo el mundo puede desgravar por la compra de vivienda o por tener casa en la renta.

Algunas de las causas que te impedirán deducir la casa en el IRPF son de sobra conocidas, pero otras no tanto y pueden darte un susto fiscal si no las conoces. Estas son las que debes tener siempre en mente.

Compraste la casa en 2013 o más tarde

La deducción por compra de vivienda habitual dejó de ser general en 2013. En otras palabras, sólo quienes compraron su casa antes del 1 de enero de ese año pueden desgravar el 15% de las cantidades aportadas sobre una base máxima de 9.040 euros.

A efectos fiscales, Hacienda considera también como compra el haber adelantado dinero para la construcción de la casa.

¿Estás deduciendo correctamente por tu vivienda?:


La casa no es tu vivienda habitual

Uno de los requisitos para poder aplicar la deducción por vivienda en el IRPF es que sea la vivienda habitual. Es decir, debe ser donde vives la mayor parte del año y además debe haberlo sido durante un plazo de tres años desde la compra. Esto aplica también a la mayoría de ayudas por compra de vivienda y a las deducciones autonómicas de cada región.

La traducción es que si has deducido o estás deduciendo por la casa de la playa o una vivienda comprada como inversión deberías dejar de hacerlo porque Hacienda puede multarte.

La casa está alquilada

¿Se puede desgravar en la renta por una casa que está alquilada? Nada más lejos de la realidad. La deducción por compra de vivienda es incompatible con su alquiler, ya que si está alquilada no puedes vivir en ella y, por lo tanto, no será tu vivienda habitual.

Lo que sí podrás hacer en la renta es deducir parte de los gastos que has tenido por alquilar la casa. En realidad, más que desgravar esos gastos lo que harás será restarlos al alquiler que has cobrado de manera que sólo pagues impuestos por el beneficio real que obtienes. Aquí te explicamos cómo incluir el alquiler en la renta por primera vez.

¿Y si es un alquiler vacacional? En este caso también tendrás que pagar impuestos por el alquiler vacacional y además perderás la posibilidad de desgravar por la vivienda. Según la respuesta de la Dirección General de Tributos a la consulta vinculante V-0122-17 según la cual al alquilar la vivienda, aunque sea por breves periodos de tiempo, ésta deja de tener la consideración de habitual y se pierde la posibilidad de deducir por ella.

Alquilas una habitación de tu casa

¿Qué ocurre cuando lo que se alquila es una habitación y no la casa entera? Este sería el caso de una persona que compra una casa con dos habituaciones y decide arrendar una para abaratar la hipoteca, por ejemplo.

En este caso particular sí que se podría deducir, pero restando la parte proporcional al tamaño de las zonas que se alquilen. Así se desprende de la consulta 126861 a la Agencia Tributaria. En concreto, Hacienda estima que “el contribuyente podrá practicar la deducción por adquisición de vivienda habitual por las cantidades que satisfaga y que proporcionalmente se correspondan con las partes de la misma que utilice de forma privada así como por las zonas comunes. Es decir, no podrá deducirse en la proporción que corresponde a las zonas que sean de uso reservado al arrendatario que convivirá en la vivienda”.

Además, será necesario pagar impuestos por ese alquiler que cobras como lo harías con cualquier otro arrendamiento. Aquí puedes ver cómo hacerlo.