En 2017 se donaron 13.689 viviendas según los datos del INE, un 8,86% menos que en 2016, y el quinto año consecutivo de caídas. Detrás de esta tendencia se esconde un mejor asesoramiento sobre cómo funcionan las donaciones y cuándo merecen la pena frente a una herencia.

La clave al final está en los impuestos y el resto de gastos de una donación de vivienda. Y es que recibir una casa sin pagar por ella no sale gratis. Hacienda y las administraciones públicas en general van a exigir una parte del pastel. Esto es lo que hay que pagar cuando te donan una casa.

Cuánto hay que pagar si te donan una casa

Impuesto sobre donaciones

Como con cualquier otra donación, si recibes una casa deberás liquidar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones por la parte de la donación. La particularidad de la vivienda frente a la donación de dinero o de un fondo de inversión, por ejemplo, es que tributa en la comunidad en la que esté la casa y no donde viva quien la recibe.

Este dato es clave porque el Impuesto de donaciones está cedido a las comunidades autonómas y la cuantía a pagar varía enormemente. El motivo es que sólo algunas comunidades incluyen bonificaciones específicas para la donación de una vivienda u otras reducciones si la donación es de padres a hijos por ejemplo. En el caso de una herencia sí que existe una reducción general del 95% en la base imponible hasta un máximo de 122.606 euros. Con una donación todo quedará a expensas de la regulación autonómica al respecto.

A modo de ejemplo, una persona de 30 años que reciba una vivienda en Madrid valorada en 275.000 euros sólo pagará cerca de 507 euros, aunque deberá certificar la donación ante notario. En Cataluña por esa misma donación tendrá que pagar 15.292 euros.

La Plusvalía Municipal

Si te donan una vivienda también tendrás que pagar el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IVTNU) siempre que el suelo de la vivienda haya subido de precio efectivamente. En caso contrario no habría que abonarlo.

IRPF

Las donaciones no tributan en el IRPF para quien las recibe, pero sí para quien las hace. En otras palabras, si tus padres te donan la casa tendrán que tributar en la renta por la ganancia patrimonial que hayan obtenido.

El resumen es que pagarán impuestos como si hubiesen vendido la casa, ya que para Hacienda no existe diferencia entre donar y vender. Esta misma regla se aplica también a la hora de donar un fondo a un hijo, por ejemplo.

Gastos de registro y notario

Además de pagar impuestos también es importante cambiar la propiedad de la vivienda en el Registro. Para ello será necesario haber liquidado antes el Impuesto de Sucesiones y aportar la escritura pública de la donación otorgada ante notario.

El coste de este trámite, que no es obligatorio, varía en función del valor de la vivienda, pero para un caso como el anterior rondará los 500 euros.

Cómo se calcula el valor de la donación

Los dos elementos clave para calcular el impuesto sobre donaciones son el grado de parentesco y el valor de la vivienda. Aunque varía en función de cada comunidad, cuanto más cercano sea el familiar, mejor.

Por su parte, el valor de la casa sirve como base imponible del impuesto. Es decir, es la cantidad sobre la que después se calcula cuánto hay que pagar. Por eso mismo también es importante ajustarla al máximo. La forma más sencilla de hacerlo es usar el valor que figura en el recibo del IBI, que es el que Hacienda suele tomar como referencia para sus cálculos.

Lo que nunca debes hacer es darle un valor simbólico a la casa que esté por debajo de ese mínimo o muy alejado del precio de mercado. Hacienda está atenta a este tipo de operaciones y tomará cartas en el asunto si lo haces.