Desde Ágora Asesores Financieros les comentamos las novedades que traerá la próxima campaña del IRPF 2018.

Le ofrecemos la posibilidad de la realización y presentación de su IRPF y Patrimonio. 
En caso de que estuviesen interesados, le rogamos nos lo comuniquen a través del siguiente contacto: malombrana@agoraeafi.com

Resumen tributación de los principales productos financieros:

Cuentas corrientes y depósitos

El cobro de los intereses tiene retención fiscal

Los depósitos y cuentas corrientes remuneradas tributan como rendimientos del ahorro y sólo por los beneficios.

Planes de pensiones

Quizás es el producto financiero más utilizado a la hora de planificar la fiscalidad en la campaña de renta de cada ejercicio. Aunque realmente nos encontramos ante un diferimiento fiscal, puesto que la ventaja es que al tributar como un rendimiento de trabajo en el IRPF, las aportaciones realizadas durante el año disminuyen la base imponible (ingresos a declarar), de tal manera que pueden hacer, incluso, que uno baje de tramo y, en consecuencia, se paguen menos impuestos.

Por ejemplo, si cuenta con un salario de 36.000 euros y realiza aportaciones por valor de 5.000 euros, significa que la cantidad total a declarar será de 31.000 euros, lo que nos sitúa en un tipo de retención inferior.

INGRESOS RETENCIÓN
0€ - 12.450€ 19%
12.450€ - 20.200€ 24%
20.200€ - 35.200€ 30%
35.200€ - 60.000€ 37%
+60.000€ 45%
Tabla de tramos de IRPF

El máximo de desgravación fiscal anual asciende a 8.000 euros, aunque se pueden añadir otros 2.500 euros por cónyuge si este no obtiene ingresos.

Fondos de inversión

Los fondos de inversión tributan como renta del ahorro, por las ganancias obtenidas.

En función de la cuantía de los beneficios se aplica un tipo entre el 19%, para plusvalías de hasta 6.000 euros, hasta un máximo del 23%, para más de 50.000 euros.

BASE LIQUIDABLE DEL AHORRO TIPO APLICABLE
Hasta 6.000€ 19%
6.000€ - 50.000€ 21%
+50.000€ 23%

Como el resto de productos financieros, si se venden con pérdidas, estas se pueden compensar con otras ganancias obtenidas en otro fondo o en otro tipo de rendimientos de capital mobiliario (intereses en cuentas corrientes, acciones, depósitos...) con un límite del 25%. Además, si todavía siguiesen existiendo pérdidas o saldo negativo, se puede seguir compensando durante los próximos cuatro años.

Son deducibles los gastos asociados a la compra y venta del producto, como el resto de inversiones de capital mobiliario.

Acciones

Dos tipos de tributación:

Dividendos: Tributan de forma general como rendimiento de capital mobiliario dentro de las rentas del ahorro. Esto quiere decir que el dinero de los dividendos de tus acciones se sumará al de los depósitos, cuentas corrientes o letras del Tesoro para tributar después según los tramos del ahorro. Como ya se ha indicado entre un 19% y un 23%

Ganancia o pérdida patrimonial:

También generan impacto fiscal al vender por las ganancias o pérdidas patrimoniales. A la hora de imputarlas en la declaración, el importe a incluir es el resultado de restarle al precio de venta el de compra y los gastos asociados a la adquisición y transmisión. Las pérdidas también se pueden compensar.

Seguros de ahorro

La fiscalidad depende de la forma de reembolso y depende de las posibles ganancias. De tal manera que si se cancela en forma de capital, se aplican los mismos tramos que los aplicados en un fondo de inversión. En cambio, si se rescata como una renta vitalicia, se abonará un porcentaje en función de la edad, porcentaje que se sitúa en un máximo del 40% si se es menor de 40 años, en la mitad al superar la edad de jubilación y en el 8% a partir de los 70 años.

Letras del Tesoro, bonos y obligaciones

Las letras del Tesoro son inversiones en deuda pública emitida al descuento. Esto significa que su precio de adquisición es inferior al que el ahorrador percibirá en el momento del reembolso. Esa diferencia es la que tributa en el IRPF como rendimiento de capital mobiliario. En el caso de bonos y obligaciones, cuya diferencia es el plazo al que se emiten, tributan sólo por los intereses al vencimiento.

ETF,s, SOCIMI´s y SICAV,s

La fiscalidad de los dividendos de los ETF:  Si recibes el pago de dividendos, tributarán como rendimiento de capital mobiliario.

La fiscalidad de los dividendos de las Socimi establece que la propia sociedad tributará al 0% sobre los beneficios siempre que los accionistas que posean una participación igual o superior al 5% en el capital social de las mismas tributen sobre los dividendos distribuidos a un tipo igual o superior al 10%. Si no se cumplen estos requisitos, la socimi pagará un 19% sobre estos dividendos. Por lo tanto, para un inversor particular, el dividendo que recibe de las socimis tributa como cualquier otro.

La fiscalidad de los dividendos de la Sicav:. Por un lado, la propia Sicav tendrá que tributar por ese rendimiento y por otra, los socios tendrán que hacerlo como rendimiento de capital mobiliario, al igual que con los dividendos de acciones.