Situación de trading:

La inmobiliaria vivió un mes de mayo claramente negativo, revirtiendo todo el valor mostrado en las primeras de cambio mensual con precios más allá de los 10 euros planteando rienda suelta a los precios en tendencia de fondo. No ha sido así, pues lo que finalmente aconteció es una brusca vuelta mensual que supone una señal de alerta. Una recaída desde la actual zona de precios podría plantear una formación de cabeza y hombros en caso de nuevos mínimos descendentes, lo que nos pide un nuevo stop de protección.

Revisión operativa: mantener atendiendo a la tabla de seguimiento de Ágora EAFI, donde hemos situado un stop de protección del beneficio bajo 8,90 euros.