Durante los últimos 120 años, solo nos hemos encontrado situaciones similares a la que presentamos actualmente en cuatro ocasiones, 1929, finales de los 60, finales de los 90 y en la actualidad. Una de las característica comunes en cada uno de los casos fueron expansiones monetarias en diferentes zonas geográficas, la creación de burbujas en diferentes industrias, y un proceso inflacionario muy intenso. Por otra parte, fruto de diferentes factores, el mercado de materias primas sufría, hasta el punto de generar ciclos bajistas donde los precios caían entre un 50 y un 80%, mientras tanto el mercado de acciones subía hasta generar rentabilidades del 100-150%. Algo similar se ha producido en los últimos años, con precios en las materias primas cayendo en media un 60% desde los máximos de 2011 y el Standard and Poor´s 500 total return revalorizándose un 160%.

Evolución de la masa monetaria M3 en Estados Unidos (2008-actualidad)

Actualmente, la situación guarda algunas similitudes con los casos pasados, una impresión de dinero nuevo extravagante provocada por los bancos centrales, y un súperciclo en los países emergentes que provocó el aumento de la demanda que llevó a las materias primas a cotizar a precios muy altos. Cuando esto ocurre en una industria con unas barreras de entrada poco limitadoras, los productores comienzan a aflorar fruto de los margenes de beneficios que existen a esos precios, y la consecuencia directa es una oferta desaforada. Tras un aumento masivo de la oferta, en franca desproporción total con la demanda, se produce lo inevitable: la reversión del ciclo alcista y un proceso bajista extenso, donde los precios caen, los margenes se reducen y los productores con deuda quiebran o son forzados a cerrar sus puertas por la inviabilidad de su negocio. Por otra parte, la inversión en la industria comienza a brillar por su ausencia, y esto presiona aún más los precios al alza fruto de la dificultad de adaptación a las nuevas necesidades.

Hoy en día, tras la mayor impresión de dinero fiduciario de todos los tiempos, su consecuencia en el mercado financiero, y la crisis en el mercado de materias primas, tenemos una situación donde gran parte de las materias primas cotiza muy cerca de los costes de producción. El mercado de renta variable cotiza a 29 veces la media de los beneficios de los últimos 10 años -PER de Shiller-, una sobrevaloración que solo se ha superado 2 veces en los últimos 100 años. Una en 1929, tras lo que la renta variable cayó más del 70%, y otra en el año 2000 con la burbuja “puntocom”, en el que el S&P500 se dejó un 50% mientras la industria tecnológica perdía 80% de un capitalización bursátil en pocos años. Por otra parte, la posibilidad de ver una inflación intensa los próximos años es elevada, y tenemos a la mayoría de gobiernos en occidente con deudas cercanas al 100% del PIB, por lo que aumentar la inflación es un arma gubernamental para el desapalancamiento de los gobiernos.

En el siguiente chart pueden verse los ciclos por donde ha pasado el mercado de renta variable estadounidense y el mercado de materias primas los últimos 70 años. En la actualidad vemos el indicador en mínimos,  reflejando un mercado de renta variable americano, como es el S&P 500 que ha subido un del 160%, mientras el mercado de materias primas ha caído un 60%.

Standar & Poor´s 500 vs materias primas

 

Se dice que no se ha dado ninguna burbuja en el mercado financiero, sin embargo, hemos visto:

  • Cuatro compañías cotizar por encima del billón, cotizando algunas de ellas a múltiplos desorbitados por encima de 70 veces beneficios. Amazon es un ejemplo de ello.
  • Un mercado de criptomonedas donde el bitcoin -la criptomoneda más popular- llegó a capitalizar 350.000.000.000. Tras este auge se han creado hasta 1400 criptomonedas más. En la actualidad el bitcoin cae más de un 85% desde enero de 2018 y el resto de criptomonedas pasa por situaciones similares. Miles de operaciones en ICOs completamente ruinosas.
  • El auge ficticio de la industria de la marihuana, donde compañías que llevan perdiendo dinero más de 10 años superan los 2.000 millones de capitalización bursátil.
  • El margen de deuda, que ha aumentado un 300% desde 2009, y está en el máximo de todos los tiempos.

Para finalizar, algunos de los charts que reflejan algunas de las situaciones que se han dado en diferentes industrias; así como la deuda actual, que sin duda resultara un problema futuro.

Margin Debt

Es la deuda que un cliente de corretaje asume al negociar con margen. Cuando compran valores a través de un corredor, los inversores tienen la opción de usar una cuenta de efectivo y cubrir todo el costo de la inversión por adelantado, o usar una cuenta a margen; lo que significa que piden prestado parte del capital inicial a su corredor. La porción donde los inversores toman prestado dinero para invertir se conoce como `margin debt´.

El margen de deuda se sitúa en máximos de todos los tiempos.

Balances negativos a nivel general

El cálculo se realiza sumando el efectivo y el crédito en el balance de las cuentas menos el `margin debt´. Parte del proceso alcista de las bolsas lo están respaldando inversores que no serán capaces de asumir caídas, pues estas destruirían sus cuentas. Que los inversores inviertan a margen es algo normal siempre que hablemos de niveles de deuda conservadores que no coloquen a un inversor en una situación critica si el mercado se mueve en su contra, sin embargo, el caso actual si los coloca en una situación critica.

El `margin debt´ es desproporcionado y los balances de los inversores están en el lado negativo, esto acarreará problemas notorios en el futuro.

Burbuja de las criptomonedas, caso Bitcoin.

Lo que parecía que sería el nueva método de cambio y una pesadilla para los bancos centrales, quedó en eso, en una pesadilla. Pero en el trayecto ha llegado a capitalizar 340.000.000.000$. En la actualidad, tras caer un 85% desde máximos, capitaliza 60.400.000.000$.

Existen más de 1.400 criptomonedas que pasan por situaciones de desplome similares.

 

Burbuja de la industria del Cannabis

En la tabla vemos lo que ha ganado una de las compañías más significativas de la industria desde 2013 hasta el 2018. En el fondo, vemos la evolución del precio de la compañía, donde en la actualidad tiene un valor de 22.600.000.000$ pese a haber estado perdiendo dinero durante los últimos 5 años. Desafortunadamente este es solo un caso de muchos.

Amazon, una de las FANG

Existe una aceleración muy prolongada los últimos 3 años, donde la compañía ha multiplicado por 6 superando el billón a mediados de 2018.

Si se normalizaran los beneficios de los últimos 5 años, alguien que comprara Amazon hoy, recuperaría su inversión en 290 años.