Javier Chen / Gestor en Anattea Gestión SGIIC

En la gestion cuantitativa existen varias ramas, como pueden ser algoritmos de HFT, modelos con Big Data, Machine Learning, etc. Una de las ramas más consolidadas y que en los últimos años ha ido cogiendo muchísimo peso en la gestión de activos, y que en el caso de la actividad I+D de ANATTEA  se le dedica especial atención, es la del Factor Investing, también conocido como Smart Beta, Smart Alpha, Quantitative Value, etc. 

A diferencia de los modelos de corto plazo, puramente estadísticos, los modelos Factor Investing son modelos de carácter Buy & Hold que se basan principalmente en factores fundamentales de una compañía, siendo un factor, simplemente, una característica inherente de una empresa, como lo son Value (Valor),  Growth (Crecimiento) o  Quality (Calidad), aunque hay muchos otros.

A continuación vamos a poner dos ejemplos para ilustrar mejor esta idea, centrándonos en los casos de Quality y Value:

Factor Quality:  Costco Wholesale Corp. (Ticker: COST, NASDAQ, USA)

Se trata de  una compañía con una marca muy fuerte en EE.UU. Su negocio es recurrente y su deuda  inexistente. Es pues una compañía de muy alta calidad que, sin embargo, no podríamos considerar Value o Growth, puesto que cotiza a un PER 30 (lo que hace que no sea una compañía barata), y su crecimiento tampoco  es impresionante.

 

Factor Value:  Teekay LNG Partners L.P. (TGP, NYSE, USA)

Se Trata de una compañía que se dedica al transporte de LNG (Gas Licuado) cuya  principal característica  precisamente, que se está vendiendo en la por un PER bajo de 7 (lo que la hace “barata”), mientras que no se caracteriza precisamente por el  crecimiento que pueda obtener. 
 

 

Conclusiones

Ahora bien, teniendo claro lo que es un factor, el Factor Investing pretende demostrar empíricamente la  capacidad de estos factores (o combinación de ellos) de generar retornos superiores al mercado. Esto se consigue estudiando estos factores de manera cuantitativa a lo largo de la historia. 
A continuación demostraremos de manera empírica la capacidad de generación de retorno que tienen estos dos factores juntos.

 

El modelo que bate al mercado (14,78% anualizado)

Este modelo es bastante conocido y fue desarrollado por Joel Greenblatt y publicado en 2005 en su libro El pequeño libro de bate al mercado. 
 

Greenblatt es profesor de la universidad de Columbia y gestor de Gotham Asset Management. Como fiel seguidor del  Value Investing quiso demostrar de manera empírica la filosofía de Warren Buffet que se resume en la siguiente frase: 

“Comprar buenos negocios a bajos precios”

Por lo que, para hacer el estudio, hay que partir primero de resolver dos cuestiones de forma cuantitativa a saber,  ¿qué es un buen negocio? y ¿qué es estar a bajo precio?


¿Qué es un buen negocio?

Para cuantificar la primera pregunta, decimos que un buen negocio es aquel que el retorno sobre el capital invertido sea el máximo posible, si invertimos 100 euros en nuestra empresa y generamos 70 euros, entonces el retorno será muy bueno. Pero si por cada 100 euros que invertimos, la empresa nos genera 1 euros, entonces el retorno no será bueno. Por lo que usaremos la siguiente métrica para expresar este concepto: 
 

¿Qué es estar a bajo precio?

En cuanto a la segunda pregunta, si nos ponemos en la piel de alguien que va a comprar una compañía en su totalidad, el precio que tendremos que pagar será la capitalización bursátil de la compañía más la deuda que tiene la compañía (por que esta deuda hay que pagarla) menos el cash que queda en el balance (con este cash se paga parte de la deuda), o Enterprise Value. La intención es pagar lo menos posible para pagar los flujos que genera la empresa, el Ebitda. Expresamos este concepto con la siguiente métrica: 

 

¿Cómo se selecciona una empresa?

Para encontrar las empresas en las que invertir, utilizamos el siguiente criterio: 

1. Clasificamos la empresa primero por ROIC, en el cual, la empresa que mayor retorno tenga le asignamos un 1, y la que menos retorno tenga le asignaremos un 500 (en el caso del S&P500) por otro lado, 

2. En cuanto al EV/Ebitda, haremos lo mismo, es decir, cuanto menor sea EV/Ebitda (más barato), le asignaremos un 1 y cuanto mayor EV/Ebitda (más caro) le asignaremos un 500

3. Finalmente sumamos estos 2 resultados y nos quedamos con las 30 que menor valor tienen. La compañía ideal seria que tuviera valor 2, porque sería la que mayor ROIC tiene (obteniendo un 1) y la mas barata (obteniendo un 1 también). 

Greenblatt hizo un estudio con más de 30 años de evidencia (años 70 hasta 2005) de la capacidad de generación de retornos superiores al mercado con una estrategia tan simple. 

Partiendo de esta base, dentro de la actividad de I+D de ANATTEA quisimos rehacer el estudio desde el 2005 aplicado a acciones del SP&500 para ver qué hubiera pasado si un inversor decidiera seguir esta estrategia después de su publicación y compararlo con la evolución del propio índice. Lo que nos encontramos fueron unos resultados impresionantes. 
 

 

Lo que nos encontramos fue que la cartera seleccionada con esta estrategia se comporta obteniendo un retorno  considerablemente mejor que el índice de referencia, el  S&P500,  aunque adolece de una pérdida máxima muy grande, ya que en época de vacas flacas, la estrategia también pierde más de 50%. 

 

 

Solo puntualizar que las comisiones de rebalanceo la cartera no están incluidas en el presente estudio, pero el efecto que pueden tener estos sería casi inapreciable teniendo en cuenta  que se trata de una cartera estática que vende y compra valores una vez al año y que el universo de inversión es el S&P500, por lo que la liquidez de los valores es mas de suficiente.