Buscar dónde está el mínimo del mercado es tarea peligrosa, muy peligrosa. Lo es por la predisposición psicológica a creer que si sabemos donde está el mínimo, podremos actuar correctamente. Pero creo que esto no es así. Cuando las acciones han caído con mucha fuerza, siempre viene la duda de si pueden seguir cayendo