Junto al tecnológico, el de la salud es la industria con más peso en Wall Street