Los inversores no deberían confiar en que habrá un rally de fin de año basado únicamente en algún tipo de señal positiva salida del G20

La celebración de la decimotercera edición de la Cumbre del G20 busca abrir el diálogo entre las principales potencias mundiales. En esta ocasión, la ciudad que acoge el evento es Buenos Aires, a pesar de la complicada situación que sufre Argentina y la fractura política y económica que existe entre los países. El principal foco de atención es claramente el conflicto entre Estados Unidos y China y, por ello, el interés general se centra en la reunión de sus presidentes, Donald Trump y Xi Jinping.

Esta guerra comercial entre Estados Unidos y China es mencionada en numerosas ocasiones por los inversores como una de las mayores preocupaciones del momento. En esta situación de incertidumbre se espera con expectación que se produzca un mínimo acuerdo que resulte alentador para los mercados. Si los líderes políticos de estos países llegan a un quorum, el arancel del 10% de EE.UU podría aumentar al 25% el 1 de enero de 2019. Sin embargo, si Trump cumple su decisión de incrementar los aranceles, este hecho se reflejará negativamente en los mercados.

Sin embargo, cualquier tipo de acuerdo que se produzca en el G-20 no ofrecerá tranquilidad a largo plazo. La disputa entre Estados Unidos y China no afecta solo a las balanzas comerciales, sino que tiene también una dimensión geopolítica y estratégica. En este sentido, Estados Unidos tiene ciertos miedos del rápido ascenso de China en el escenario económico y político mundial, de la creciente influencia de China sobre sus países vecinos y su aspiración a convertirse en líder mundial en algunas áreas de importancia estratégica.

Las tensiones entre Washington y Pekín son un reflejo del resurgimiento de China como un importante rival geopolítico para Estados Unidos. Ambos estados necesitan aprender a convivir, lo cual llevará tiempo y probablemente siga teniendo un impacto en los mercados. Dada la variedad de soluciones que China puede ofrecer a Estados Unidos, es posible que también asistamos a algunas subidas provisionales en los mercados de renta variable como respuesta a una posible disminución de las tensiones.

 Puedes acceder al artículo completo en este link.

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de fecha 27 de noviembre de 2018 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Los rendimientos pasados no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. Deutsche Asset Management Investment GmbH

CRC 063048 (11/2018)