Los depósitos son el principal grueso en el que los hogares españoles tienen sus activos financieros, pese a existir opciones más rentables