Las decisiones de inversión también están subordinadas a las irracionalidades propias del ser humano y a los errores derivados de ellas.