Invertir correctamente exige paciencia y una visión de largo plazo. 

 

"El que puede tener paciencia puede tener lo que quiera" Benjamin Franklin 
 

"Los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo" Leo Tolstoy 
 

“Gran parte de éxito se puede atribuir a la inactividad. La mayoría de los inversores no pueden oponerse a la tentación de comprar y de vender constantemente.” “El mercado de valores es un dispositivo que transfiere el dinero de los inversores impacientes a los inversores más pacientes.” Warren Buffett

 

Invertir y ganar dinero de manera racional y eficaz en los mercados financieros necesita paciencia y una visión a largo plazo: es una condición sine qua non. En efecto, los activos financieros sufren un alto nivel de variabilidad en el corto y medio plazo porque están sujetos a un gran número de factores que pueden afectar a sus precios (noticias y rumores, buenos o malos, efectos de moda, datos macro-económicos específicos, geográficos o sectoriales, recomendaciones de analistas etc...).

Es muy difícil por no decir imposible prever estos movimientos, e intentar hacer "market timing" para saber si es mejor comprar hoy, mañana o dentro de una semana - es un juego perdido de antemano cuyo éxito potencial depende principalmente de un único factor: la suerte. Y la suerte, lo sabemos, no se repite de manera indefinida...

En cambio, si uno es capaz de aguantar las peripecias y turbulencias del corto plazo, será recompensado por la rentabilidad de sus inversiones a más largo plazo porque estas están ligadas a una fuerza subyacente mayor: el crecimiento económico que a la larga sabemos que suele ser positivo. Esto es aún más cierto cuando se trata de una inversión muy diversificada como por ejemplo en el caso de una inversión en una cartera de fondos de inversión, que invierten en centenas de acciones o bonos distintos de varios sectores y de varios países.

Puede parecer extraño que sea menos difícil prever una rentabilidad a largo plazo que una a corto plazo, pero esto es algo que se observa también en física. Por ejemplo: sabemos que es muy difícil prever si el próximo sábado hará un grado de temperatura más o menos que hoy, pero podemos prever con un alto grado de certidumbre que el próximo mes de agosto hará como mínimos unos 5 grados de temperatura más que hoy, y también prevemos con mucha confianza que en 50 años la temperatura media del planeta habrá subido comparado a hoy. Si apostamos dinero a que en 50 años, de media, el planeta será más caluroso que hoy en día, sería un error cancelar la apuesta si mañana o dentro de un mes baja la temperatura.

En Finanbest, no hacemos "market timing", somos gestores de "baja frecuencia", pacientes, y re-ajustamos las inversiones no muy a menudo, únicamente cuando nuestro modelo detecta cambios estructurales o nuevas tendencias potentes en la economía y en los mercados globales.