En finanzas, desconfía de las ideologías y de los dogmatismos. El pragmatismo es una virtud.

 

“Intento comprender la verdad, aunque esto comprometa mi ideología.”  Graham Greene

 

"Nunca moriría por mis creencias ya que podría estar equivocado" Bertrand Russell

 

Las ideologías que pretenden responder a todas las preguntas son peligrosas. Los modelos que pretenden controlar y explicar totalmente fenómenos complejos son peligrosos. En finanzas no existen martingalas ni panacea universal.

Al seleccionar los instrumentos de inversión para invertir en los varios mercados de nuestro Asset Allocation podemos elegir entre fondos indexados (fondos de gestión pasiva que se limitan y se conforman con replicar un índice), y fondos de gestión activa (pretenden optimizar la selección de acciones y bonos para batir un índice). No somos ideólogos de la gestión pasiva y en algunos casos preferimos fondos de gestión activa. 

Reconocemos las numerosas ventajas de los fondos indexados y ETFs: son muy transparentes y muy económicos. Replicar un índice (por ejemplo, el S&P500 o el IBEX35) es muy sencillo, por eso la comisión de gestión es muy baja. Estos fondos dicen lo que hacen y hacen lo que dicen: dan una rentabilidad igual a la rentabilidad del índice que replican, menos la comisión de gestión (baja) y más/menos una pequeña desviación mínima. Parte de la potencia de estos fondos viene de sus comisiones menores: este ahorro en comisiones se transforma directamente en rentabilidad adicional. Además: ¿porque querer batir un índice?  Lo realmente importante no está en batir a un índice, sino que en seleccionar bien en que mercado/índice invertir, y con que cantidad de su patrimonio.

Por estas razones en la mayoría de los casos seleccionamos fondos indexados. En los mercados de renta variable siempre es el caso: los índices son conocidos, buenos, corresponden además a una sistemática de trading de "momentum" sensata y eficaz: invierten más en las mayores empresas que en las menores, y los reajustes se hacen a favor de las empresas que crecen y en contra de las que los hacen peor (empresas ponderadas por capitalización bursátil).

Sin embargo, en determinados mercados - como por ejemplo en renta fija High Yield Global y Renta Fija Países Emergentes - preferimos fondos de gestión activa, siempre y cuando esta gestión esté pegada a un benchmark (índice de referencia), tenga una estrategia de inversión transparente y costes de gestión bajos. En efecto, en estos mercados más complejos pensamos que puede ser peligroso tener sus inversiones atadas ciegamente a un índice: un índice no es perfecto ni es la panacea universal, tiene sus limitaciones y sus inconvenientes. Un fondo indexado es tan bueno como el índice que replica: si el índice es bueno el fondo indexado es bueno, si es malo, el fondo es malo. Así que, en algunos mercados concretos, principalmente en renta fija, pensamos que los inconvenientes de los índices benchmark superan el beneficio del menor coste de la gestión indexada y que una gestión activa puede permitir un mayor control del riesgo de las inversiones de nuestros clientes.

Tampoco nos creemos que exista un modelo cuantitativo o algoritmos matemáticos que puedan generar de manera autónoma, sistemática y repetida buenas rentabilidades. El modelo de gestión de Finanbest está basado en un modelo económico potente y probado (Black-Litterman & Markowitz), probablemente uno de los más sólidos y sensatos del mercado. Pero no dejamos el modelo correr solo, ni tampoco decidir de las inversiones: un comité de expertos parametriza el modelo, analiza los resultados y propuestas del modelo, y toma las decisiones finales. No hay modelo cuantitativo perfecto, sino que existen modelos matemáticos y algoritmos que aumentan las capacidades de un comité de expertos.