El mayor error en torno a estos productos financieros es creer que no son líquidos