Iberdrola ha perdido en el parqué desde que registró sus máximos anuales hace dos meses más de un 10%. Una caída que no sorprende demasiado ya que el sector al que pertenece es uno de los más bajistas de Europa en lo que va de año.