La eléctrica gastará 32.000 millones hasta 2022 y promete también elevar el dividendo. Los expertos dan un voto de confianza al plan pese a la alta deuda