Si en la edición de enero Iberdrola sorprendía anunciando que por primera vez los accionistas tendrían la posibilidad de recibir directamente el dividendo en metálico, sin necesidad de recurrir a la venta de derechos, ahora ha vuelto a introducir otro cambio.