inbestMe
inbestMe
2020 un año increíble

2020 un año increíble

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

El año comenzó con la firma del acuerdo comercial entre China y Estados Unidos que puso fin a 18 meses de tensiones. Esto tuvo el efecto de empujar los mercados a máximos.

Primer trimestre de 2020

En la segunda quincena de enero comienzan a difundirse noticias cada vez más preocupantes sobre la propagación del Coronavirus en China. La presión aumenta hacia finales de mes.

A principios de febrero, sin embargo, parece que las medidas de estímulo implementadas por los bancos centrales son suficientes para frenar las consecuencias del virus que sigue siendo un asunto chino. Esto empuja a los mercados a nuevos máximos.

Sin embargo, de repente, el Coronavirus llega a Italia. Es un shock para el mundo occidental que ya no se siente aislado de la pandemia.

La última semana de febrero es la peor desde 2008 para los mercados que en muy poco tiempo se ven obligados a valorar escenarios catastróficos de futuro. Los inversores están asombrados por la velocidad del movimiento. Lo que asusta es el coste económico inimaginable de las medidas de contención del virus.

Los mercados occidentales se mueven como resultado de la incertidumbre a la baja a medida que China comienza a superar los efectos del virus.

Con el mes de marzo el mercado entra en pánico total. Se teme que el sistema sanitario pierda completamente el control de la situación.

La Fed comienza a recortar agresivamente los tipos, pero el pánico se extiende de forma muy preocupante al mercado crediticio, que se vuelve totalmente ilíquido.

Mientras tanto, la infección se extiende a otros países europeos y Estados Unidos, mientras que la situación sigue siendo muy difícil en Italia. La volatilidad sigue siendo muy alta y las variaciones diarias del índice del 4-5% se convierten en la orden del día.

Todas las clases de activos bajan de forma correlacionada. Ninguno de ellos ofrece protección contra el desmoronamiento del mercado.

En el momento menos oportuno, los productores de petróleo también deciden embarcarse en una guerra de precios que, en un contexto de perspectivas muy difíciles para la demanda de crudo, empuja los precios fuertemente a la baja.

Mientras tanto, la debilidad del mercado de bonos corporativos adquiere proporciones dramáticas, también debido al impacto de la caída del precio del petróleo en el mercado “High Yield” de EE.UU. Se temen rebajas e impagos debido a la parada forzada de los flujos de efectivo provocada por los cierres. Los mayores ETFs de bonos corporativos de EE. UU. cotizan con importantes descuentos, es decir su valor liquidativo está muy debajo de su valor real. El mercado corre el riesgo de una implosión total.

Las medidas de los Bancos Centrales

En este momento llegan las fuertes medidas de los Bancos Centrales. Concretamente en Europa, el BCE activa un plan de compra de bonos mientras se suspende el Pacto de Estabilidad. En Estados Unidos, la FED anuncia las medidas que resultaron ser las más importantes de esta crisis.

Por un lado, decide compras potencialmente ilimitadas de bonos del Tesoro, pero sobre todo anuncia el inicio de programas de compra de bonos corporativos y de ETFs sobre bonos corporativos. Las compras pueden realizarse tanto en el mercado secundario como en el primario, lo que permite a las empresas recuperar el acceso al crédito.

Esta medida evita efectivamente el colapso del mercado corporativo y por ende la recuperación de los mercados.

Mientras tanto, se lanza en Estados Unidos el plan de estímulo más grande de la historia por un valor total de 2000 mil millones de dólares.

Como resultado los mercados muestran después de estas medidas los mayores incrementos desde la década de los 70s. Mientras, en el frente de los datos económicos, comienza a llegar la factura devastadora del costo de la parada de la actividad económica: en solo dos semanas en Estados Unidos se perdieron 15 millones de empleos.

Esto comienza a alimentar una sensación de divergencia entre precios y fundamentales que marcará toda la recuperación de los mercados. En este momento aún no es del todo evidente que algunos sectores como el tecnológico se beneficien tanto de la crisis.

Las cifras de la crisis

Mientras tanto, sucedió lo impensable en el mercado del petróleo debido a un hecho puramente técnico que provocó que los precios del contrato de futuros que vencían cayeran a -37 dólares. El pánico es causado por la prisa por cerrar posiciones especulativas largas para evitar la entrega de crudo. Los espacios de almacenamiento de petróleo en Cushing, Oklahoma, donde se realiza la entrega física del crudo, están prácticamente agotados debido al exceso de producción sobre la demanda. El episodio de precios negativos es efímero, pero obviamente, constituye un shock para los operadores.

El desempleo en Estados Unidos se eleva al 14,7%. Estaba en el 3,5% antes de la crisis. Este es también el movimiento más repentino de la historia, otro más de este 2020.

Tercer trimestre de 2020

Mientras tanto, el bloqueo en Europa termina y la reapertura comienza lentamente. Los mercados continúan recuperándose, pero el virus se propaga de manera preocupante en Estados Unidos.

Los datos económicos y los resultados de las empresas comienzan a sorprender significativamente al alza, también debido a la reducción de expectativas que se había creado en las semanas anteriores.

A pesar de esto, los inversores siguen siendo extremadamente escépticos ante nuevas subidas y la recuperación posterior al COVID-19 se convierte en uno de los movimientos del mercado menos comprendidos y menos apreciados de la historia.

China, que había iniciado esta crisis como el país más afectado, se convierte en el motor de las subidas de principios de julio.

Mientras tanto, tras un largo proceso de mediación, Europa llega a un acuerdo sobre el Fondo de Recuperación. Este es un primer paso extremadamente importante en el camino de la mutualización y la solidaridad que benefician principalmente a los países periféricos.

La creación de dinero por parte de los bancos centrales continúa sin cesar. Se teme que esto diluya el valor de la propia moneda y alimente la «degradación de la moneda». En este contexto, la fiebre del oro como reserva de valor empuja sus precios a un máximo histórico de 2075 dólares. Este movimiento se ve favorecido por el progresivo debilitamiento del dólar, que se ve afectado por la reducción del diferencial de tipos a su favor, y el desplome de los tipos reales estadounidenses.

Las «grandes tecnologicas» reportan resultados trimestrales estelares. El índice S&P 500 se mueve por encima de los máximos anteriores al Covid. Algo absolutamente impensable solo unas semanas antes.

En Estados Unidos hay un boom de la construcción residencial. La extensión del “trabajo inteligente” (desde casa) alimenta la demanda de hogares más espaciosos fuera de las grandes ciudades, ya que la necesidad de proximidad física al lugar de trabajo es mucho menos urgente que antes.

Mientras tanto, la Fed anuncia un nuevo enfoque de la política monetaria que certifica su compromiso de mantener bajas los tipos de interés durante mucho tiempo. Entre sus dos objetivos, que son el máximo empleo y la estabilidad de precios, la FED favorecerá a partir de ahora el máximo empleo y no actuará de forma preventiva con subidas de tipos incluso en el caso de una subida moderada de la inflación. La inflación del 2% ahora se considera una meta de inflación promedio.

Este es un cambio muy importante. En los últimos cuarenta años, después del período inflacionario de los años setenta y ochenta, los bancos centrales han desempeñado el papel de «guardianes» de la inflación. Ahora, en un contexto donde fuerzas estructurales como la tecnología y la demografía están haciendo bajar los precios, el gran enemigo es la deflación.

El nuevo enfoque de la FED tiene el efecto de elevar las expectativas de inflación.

Cuarto trimestre de 2020

Los meses de septiembre y octubre se convierten en una fase de consolidación sustancial de las bolsas de valores mientras crece el nerviosismo por el acercamiento de las elecciones presidenciales estadounidenses. Mientras tanto, las declaraciones del presidente saliente Trump anuncia que impugnará potencialmente los resultados (por el tema del voto por correo). Hay temores de caos y disturbios que podrían encontrar terreno fértil entre una población ya saturada por la COVID-19. El escenario de incertidumbre prolongada asusta a los mercados.

Mientras tanto, la segunda ola de infecciones en Europa comienza a surtir efecto y los gobiernos adoptan una serie de soluciones al bloqueo.

Los mercados llegan bastante débiles a la cita para las elecciones presidenciales de Estados Unidos por temor a la impugnación del voto. Los inversores acertaron en la predicción. Biden tiene la ventaja, pero Trump desafía la votación. Sin embargo, como suele suceder, adivinar lo que sucederá no significa conocer la reacción de los mercados.

Cuando el escenario más temido se hace realidad, el Nasdaq registra la mejor semana de los últimos diez años. El escenario negativo se anticipó en gran medida y los inversores están demasiado infraponderados. Esto favorece las violentas subidas postelectorales.

La noticia de la eficacia de la vacuna de Pfizer se extiende a los mercados rápidamente, provocando que se disparen. El anuncio también genera una rotación gigantesca en índices y sectores que habían sido más penalizados por la crisis. Ahora toca apostar por los sectores cíclicos, los que más se beneficiarán de una recuperación de la actividad económica.

A finales de noviembre, Janet Yellen fue nombrada nueva Secretaria del Tesoro de Estados Unidos y los mercados lo celebran: junto con Powell en la FED, es la garantía de la continuación de las políticas monetarias y fiscales ultraexpansivas. Los índices suben y el dólar se hunde aún más.

Mientras tanto, las nuevas OPVs en Estados Unidos se disparan con importantes colocaciones como Airbnb y Doordash.

Sin embargo, la situación del virus en Europa no mejora. Alemania marca el comienzo de un duro bloqueo, seguida por casi todos los demás países.

Los mercados, sin embargo, están totalmente proyectados hacia la vacunación y no sufren tanto.

Pero de nuevo se produce la sorpresa de la noticia de la rápida propagación en el Reino Unido de una variante del virus que parece aún más contagiosa. En un escenario que hubiera parecido increíble hace apenas unos meses, todos los países cierran sus fronteras con Gran Bretaña. Una interminable fila de vehículos se forma en Dover esperando que se les permita entrar en Francia. Parece un adelanto de lo que podría suceder en ausencia de un acuerdo Brexit.

Sin embargo, el Reino Unido y la UE llegan a un acuerdo en el último minuto, justo antes de Navidad. Después de un tratamiento infinito después de más de cuatro años se llega a un acuerdo, un digno final a este increíble 2020.

Conclusión del 2020

Este resumen del 2020 pretende ser un breve recordatorio de un año excepcional  y lo importante que es para un inversor mantenerse en su plan de inversión pase lo que pase.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User